6 marzo 2009 Desarrollo, Salud

Niña tapándose boca
Todos los niños pasan un periodo en el que tartamudean. Se trata de una evolución emocional desde que empiezan a emitir sonidos reconocibles del lenguaje hasta que empiezan a construir frases muy simples. Al menos eso dicen los expertos. Es una etapa que oscila entre los dos y los tres años.

El pediatra Josep Bras, del Instituto Catalán de la Salud, asegura que no tiene ningún significado patológico, ya que el vocabulario del niño aumenta rápidamente en muy poco tiempo. Sin embargo, agrega que es muy importante que los padres no corrijan continuamente al pequeño, porque con ello pueden empeorar o prolongar el problema.

La tartamudez en esta edad es normal y el especialista aconseja mucha paciencia al tiempo que se ha de asimilar el lenguaje existente para el niño. Nunca se le debe corregir, sino esperar el momento en que el niño, tranquilo, vaya encajando normalmente su lenguaje”, agrega.

Para los niños que son más inquietos o aquellos que son hiperactivos tropezarse con las palabras es algo que puede ocurrir con más frecuencia. En ocasiones muchos padres se ponen tensos y manifiestan un sentimiento de culpa que puede llegar a provocar un tartamudeo fijo durante un tiempo.

Bras observa que sólo si este problema lingüístico perdura entre los cinco y los seis años del niño, es preciso observarlo por un equipo multidisciplinar infantil para determinar la causa y buscar una solución. Este pediatra recalca que si no se ha alcanzado esta edad no hay que preocuparse y mucho menos corregir al pequeño. Un niño NO es tartamudo hasta que un familiar dice: “este niño es tartamudo”, concluye.

Vía | Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria (AEPap)

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Trabalenguas infantiles 14 marzo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *