20 marzo 2011 Consejos

Los trucos de mamá para eliminar manchas de la ropa (y IV)

En cuanto nuestro bebé empieza a reclamar sus primeros pasos hacia la libertad y el autocontrol, empieza todo un aprendizaje, tanto para el propio niño como para los padres, en el que, por regla general, vamos cumpliendo etapas a fuerza de entender que estamos embarcados en una aventura maravillosa donde nuestros pequeños van alcanzando sus objetivos. Nuestra misión como padres es, vigiarlos de cerca, pero dejar que experimenten para que alcancen una óptima madurez.

Y, como ya hemos dicho en otras ocasiones, experimentar supone, en la mayoría de los casos, un universo de manchas con las que batallar cada día a fin de recuperar su ropa. Ya hemos visto como hacer desaparecer el chocolate, el pegamento, el huevo o las salsas. Hoy, vamos a unir algunos trucos más para que su ropita siga luciendo como el primer día.

Pintura. Aquí debemos estar atentas y no dejarla secar demasiado pues, en algunos casos, ya resulta imposible de eliminar. Si la pintura es al agua, dejamos correr abundante agua y después lavamos normalmente. Si persiste, podemos probar con lavavajillas, dejando a reposo unos minutos y enjuagar. Llevar cuidado con que la prenda no destiña. Si la pintura es con base de aceite debemos leer la etiqueta y tratarla con el disolvente recomendado. Siempre por el revés y llevando cuidado de no extender la mancha.

Plastilina. Primero vamos a pasar un paño húmedo sobre la mancha y así intentar eliminar el máximo posible. Después colocamos un papel absorbente y pasamos la plancha, de este modo quedará adherida al papel. Si persiste, rociamos con un poco de jabón, dejando unos minutos para que actúe y más tarde lavamos normalmente.

Excrementos. Si es reciente lava enseguida con agua tibia y jabón. Si le ha dado tiempo a secarse, lo podemos eliminar con una espátula o cuchillo romo y lavar. Si persistiera, añadir amoníaco al lavado.

Pasta de dientes. Para ropa blanca o de colores sólidos podemos aplicarle detergente en polvo para lavaplatos, asegurándonos de que no contiene amoníaco. Añadimos agua hirviendo y detergente blanqueador, terminando de llenar el recipiente con agua fría. Dejamos reposar y luego lavar normalmente, añadiendo este agua al lavado.

Vía | Trucos hogar
Foto | Metarisa

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *