27 enero 2017 Compras

ahorrar con el bebé

Con la llegada del bebé son muchos los cambios que se experimentan en nuestra vida. Dejamos de ser seres totalmente libres para convertirnos en eslabones fundamentales de esa nueva vida que pide encontrar su sitio en el mundo. La casa amplía su paisaje y, de repente, nos vamos a ver invadidos por nuevos artilugios y enseres que antes no habíamos ni imaginado.

Con su nacimiento viene, también, un importante desembolso de dinero que, aunque intentemos ajustar a los límites de nuestra economía, suponen un gasto extra que no todas las familias se pueden permitir. Pero ésto no tiene que ser un impedimento para cumplir nuestros deseos de ser padres, así que lo mejor será buscar algunos trucos para que estos gastos se minimicen lo máximo posible.

Organizar y distribuir los regalos

En el momento que tus familiares y amigos se enteran que estás embarazada, la lluvia de regalos será una constante. El problema es que les puede dar por regalarte a todos lo mismo y así encontrarte, por ejemplo, desbordada de ropita de recién nacido (con lo poco que les dura) o con una montaña de chupetes, biberones o sus primeros cubiertos, incluso con bufandas y gorros como si el invierno se fuera a convertir en eterno.

Lo mejor, y puesto que tienes confianza con los más allegados, es repartir y organizar los regalos. No tanto se trata de hacer una lista en cualquier comercio, ya que les puedes condicionar, si no a decirles abiertamente lo que pueden regalarte cada uno, así se ajustarán a sus bolsillos y sabrán que su regalo es útil y necesario.

Cambiar el pañal al bebé

Los pañales

Salvo que nuestro niño tenga algún problema en la piel o tenga que utilizar unos determinados, existe una buena competencia en pañales en los distintos supermercados y los podemos encontrar a buenos precios. También podemos comprarlos a través de Internet, directamente al fabricante o en almacenes que te los venden en grandes cantidades, a precios más económicos.

Otra alternativa es retomar los pañales de tela. En los últimos tiempos se han vuelto a poner de moda, ésto supone tener varios siempre limpios y preparados, y sólo mantener el gasto en el detergente que vayamos a usar para lavarlos.

Mobiliario y objetos de paseo

Para que el bebé pueda cumplir todas sus necesidades y comodidades vamos a necesitar una cuna, una trona, una sillita de paseo, una silla para el coche… y un buen número de objetos más que no suelen ser especialmente económicos.

Afortunadamente en los últimos tiempos se han puesto muy de moda los intercambios de mobiliario y otros accesorios entre particulares o las ventas de segunda mano. Seguro que en tu ciudad hay alguno de estos establecimientos, pero Internet está lleno de ellos. Así que los puedes encontrar a muy buen precio y sin apenas uso, piensa que es la época en la que menos desgastan nuestros niños.

La ropita de los primeros meses se queda pequeña enseguida y, en muchos casos, sin usar, en cambio será el regalo que más nos hagan.

Su primera ropa

La ropa siempre es el regalo más recurrente para quien no sabe como obsequiar la llega del bebé. A todos nos encanta ver esos vestiditos mínimos que suelen ponerse durante los primeros meses, pero precisamente es ahí cuando se nos quedan nuevos y, a veces, sin usar. Y es que durante estos primeros días la evolución del pequeño es imparable, por lo que su talla evoluciona a velocidad de vértigo.

Como hemos dicho antes, organiza a tus familiares para que te vayan comprando de distintas tallas y así poder cubrir, al menos, una buena temporada, sin que tengas que gastarte demasiado. También, como con el mobiliario y los enseres, comprar en las tiendas o portales de segunda mano suele ser una buena práctica para ahorrar.

Bebé comiendo

Las comidas

Si le das pecho, tal y como recomiendan las autoridades sanitarias, estás de enhorabuena ante la economía de tus fogones. Además de ser sanísima, protegerle y ayudarle a crecer con energía, es gratis. Pero a partir de los 6 meses, más o menos, y bajo las indicaciones del pediatra, iremos añadiendo más alimentos a su dieta: verduras, frutas, carnes, pescados… irán apareciendo entre sus menús.

Lo más rápido y cómodo es utilizar los potitos, pero lo que más calidad nos ofrece y más ahorro para nuestro bolsillo, es hacer sus comidas en casa. Afortunadamente contamos con un mercado muy rico en frutas y verduras frescas, así como el resto de alimentos que irá necesitando para su crecimiento. Incluso, para sus primeros guisos, y aunque con ciertas restricciones, puedes hacerlo para toda la familia.

Fotos | Madres hoy, Hablando de nutrición y Lysol

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *