2 febrero 2009 Embarazo, Salud

Analítica
El triple screening es otra de las pruebas que se realizan durante el embarazo. Alrededor de la semana 16, tu ginecólogo te dará las indicaciones para realizarla. Se trata de un análisis de sangre cuyo resultado indica si el feto tiene un riesgo elevado para determinadas alteraciones. No diagnostica ninguna enfermedad, sino que evalúa la posibilidad de que el feto tenga alguna anomalía cromosómica.

Determina tres componentes, la alfafetoproteína (AFP), la gonadotropina coriónica (HCG) y el estriol libre. El valor de cada uno de ellos, comparado con lo que se considera normal y teniendo en cuenta la edad gestacional, indica la posibilidad de que el feto sufra de alguna malformación.

  • AFP. Su valor cambia con la edad gestacional, por lo que es muy importante conocerla y saber que aumenta con los embarazos múltiples. Su valor aumentado, también aumenta el riesgo de que el bebé tenga espina bífida y alteraciones en la cabeza. Indica, además el riesgo de que la tensión arterial de la madre suba en los meses siguientes. Los valores bajos de AFP, teniendo en cuenta la edad gestacional, pueden ser indicativos del síndrome de Down u otra alteración cromosómica.
  • HCG. Es una hormona producida por la placenta. Los niveles tienden a estar aumentados cuando el feto padece síndrome de Down.
  • Estriol. Es una hormona que producen el feto y la placenta conjuntamente. Sus niveles se reducen cuando hay síndrome de Down.
  • El resultado del Triple Screening no es determinante, los valores normales cambian con la edad de la madre. Si el resultado da un riesgo significativo, el médico basándose en la analítica y la edad, realizará una ecografía buscando signos ultrasónicos de alguna anomalía y recomendará la conveniencia de realizar alguna prueba diagnóstica como la amniocentesis.

    Vía | Gineweb

    También te puede interesar

    Comentarios

    1 comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *