25 septiembre 2011 Padres y madres, Parto, Salud

Algunas mamás desarrollan Toc tras dar a luz
El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un trastorno mental y del comportamiento del grupo de los desórdenes de ansiedad, que afecta al dos por ciento de la población. El enfermo tiene pensamientos, ideas o imágenes que se repiten en su cerebro de forma obsesiva y para tratar de eliminarlos realiza conductas repetitivas. Es una definición muy vaga pero creo que da una idea de la enfermedad.

Existe una forma de este trastorno a la que se presta poca atención, el TOC postparto. Afecta entre al 2 y al 9 por ciento de las madres y no se sabe que lo desencadena. Las mamás que han tenido trastornos de ansiedad o TOC antes de dar a luz son más vulnerables a sufrirlo tras el parto. No basta con preocuparse en exceso por el bebé o que su cuidado provoque ansiedad, estas preocupaciones deben ser obsesivas y provocar comportamientos extremos para ser considerado TOC.

Mamás que bañan al bebé tanto como para causarles llagas con la intención de evitar infecciones o que se niegan a cogerle en brazos por miedo a que se les caiga, pueden estar sufriendo TOC postparto. Kiara Timpano, profesora asistente de psicología de la Universidad de Miami, en Florida, explica que, “Desear proteger al niño y mantenerlo a salvo es una parte muy normal de la crianza. Lo que sucede con el TOC es que esa vigilancia natural se exacerba en exceso. Las madres con TOC no solo se preocupan excesivamente, sino que sus pensamientos las angustian tanto que intentan controlarlos con conductas rituales o repetitivas. Por ejemplo, una madre puede verse abrumada por pensamientos de que su bebé enferme por los gérmenes, y podría responder lavando los biberones durante horas, esos síntomas pueden comenzar a adueñarse de la vida de un individuo muy rápidamente”.

Timpano y sus colegas desarrollaron un estudio, con una muestra pequeña de madres con ansiedad, sin trastorno, antes del parto. Unas recibieron una clase normal de parto y otras una con advertencias sobre las señales del TOC y la forma de afrontarlas. El segundo grupo tuvo menos ansiedad y manejó mejor los pensamientos obsesivos.

Aunque el TOC tiene un riesgo muy bajo de que la madre dañe al bebé, los autores consideran que es importante identificar a las madres que lo sufren para tratarlas.

Vía | Healthfinder
Foto | Flickr-Etolane

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *