29 octubre 2017 Embarazo

Un tipo de problema que merece consultar con un profesional

En este artículo continuaremos hablando acerca de los trastornos de ansiedad que pueden aparecer en el embarazo. Hoy empezaremos hablando acerca de las fobias, nos referiremos a qué son y cómo pueden afectar a las mujeres en esta etapa de su vida.

Cuando hablamos de fobias nos estamos refiriendo a un sentimiento profundo de miedo o de ansiedad que es generado por una situación o por algún objeto específico. En ocasiones se puede tener fobia vinculada a cierta acción que genera cierto riesgo, como las alturas o volar, pero el miedo que aparece es desproporcionado al peligro real.

Existen otras razones por las que puede aparecer un trastorno de ansiedad, entre ellas podemos mencionar los trastornos por estrés post traumático, los trastornos obsesivos compulsivos y algunas otras condiciones de salud más específicas.

Cuando hablamos de fobias nos estamos refiriendo a un sentimiento profundo de miedo o de ansiedad.

Trastornos por estrés post traumáticos o TEPT

Algunas mujeres que experimentaron o que fueron testigos de hechos realmente traumáticos, como abusos o violencia, pueden tener en determinados momentos de su vida grandes sentimientos de ansiedad. Esto puede generar recuerdos recurrentes o pesadillas en las que se sienten como si fueran a revivir el acontecimiento traumático.

Las mujeres embarazadas que perdieron un bebé en la gestación o tuvieron un parto anterior traumático pueden tener TEPT en el siguiente embarazo y sus partos podrán ser mucho más difíciles de sobrellevar ya que revivirán en ellas sentimientos de miedo e impotencia.

Los trastornos obsesivos compulsivos o TOC

Las mujeres que sufren de trastornos obsesivos compulsivos podrán tener comportamientos compulsivos, obsesivos o ambos a la vez. En el caso de las obsesiones podemos estar frente a pensamientos y comportamientos que no son deseados, ideas que aparecen una y otra vez. Las compulsiones son acciones que se repiten o rituales mentales que se llevan a cabo para evitar que se presente una obsesión o que, si se presenta, no genere susto. Gracias a las compulsiones se podrá aliviar, de forma pasajera, la ansiedad, pero lamentablemente el miedo regresará y el ciclo volverá a empezar.

Puede suceder que las mujeres empiecen a tener TOCs por primera vez durante el embarazo y los síntomas podrán empeorar cuando el bebé haya nacido.

Y, por último, nos referiremos a otras condiciones de salud que podrán generar en las madres fobias. Esto no es normal ni frecuente, pero debemos tenerlo en cuenta. Dependerá de cada caso en particular y será el médico quien, después de varias pruebas, se encargue de descartar otras enfermedades. En el caso de que las pruebas salgan negativas se podrá aconsejar a la mujer embarazada que acuda a un psicólogo o a un psiquiatra para una evaluación

Vía | Espanol Baby center
Foto | Pixabay – Dans Evans

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *