19 julio 2012 Salud

Las tomas de leche para el verano
El Equipo de Enfermería de la Unidad de Neonatología de USP hospitales indica que, frente a las posible ola de calor que puede aterrizar durante el verano, se aconsejan no sólo las medidas como el agua o ropas ligeras, sino también aumentar las tomas de leche.

En los recién nacidos se pueden detectar reacciones ante el calor como pueden ser piel y boca seca, vómitos o deshidratación, por lo que es conveniente adoptar estas medidas mencionadas anteriormente a la mayor celeridad posible.

Aumentar las tomas de leche beneficia al recién nacido frente a la deshidratación, ya que la leche materna se vuelve más líquida con el calor, por lo que protege al niño en los momentos de excesivo calor. A eso unimos el hecho de que la leche nunca se agria en el pecho materno, por lo que conserva aún mejor ese estado líquido.

Se recomienda un gradual aumento de las tomas en base a la leche que se suministre al bebé. Si es leche materna, lo ideal sería que la tomara cada dos horas, mientras que en el caso de leche artificial, se recomienda cada tres horas su toma.

Evidentemente, a esto hay que unirle otro tipo de acciones en verano como tener ventilada su habitación, vigilar su piel y mucosas y baños con agua templada entre 35 y 37 grados para ayudarle a superar el calor del verano.

Así es que ya sabemos que la leche puede influir en mejorar la adaptación de nuestro bebé ante la calor. Al igual que nosotros tomamos un helado o agua fría, ellos se defienden con la leche, que les supone ese frescor a la que vez que les inmuniza a las altas temperaturas. Medidas refrescantes para el veranito del peque.

Vía | lainformacion.com

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 julio 2012
  2. Mibebeviajero.com, una opción original para todo lo que necesita el bebé 4 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *