17 julio 2011 Desarrollo

El test de Denver evalua el desarrollo del bebé
Como recordamos cada vez que hablamos del desarrollo y crecimiento de los bebés lo que se considera “normal” no es más que una guía, cada niño tiene su propio ritmo. Sólo cuando hay una diferencia considerable entre la mayoría y el bebé se puede hablar de retraso o adelanto en el desarrollo. Diferentes pruebas determinan la “normalidad”. Respecto al desarrollo psicomotriz, una de las más empleadas en menores de seis años es el test o escala de Denver (EDIP). Es una herramienta para uso profesional, es decir, la evaluación del resultado debería hacerla alguien con conocimientos, el pediatra o el psicólogo.

El test refleja que porcentaje de niños de una misma edad puede hacer una tarea determinada. En ningún caso es un test para evaluar la inteligencia, sino para observar si el desarrollo del niño correponde a su edad cronológica y predecir posibles problemas. Las habilidades se dividen en cuatro categorias, contacto social, motricidad fina, motricidad gruesa y lenguaje.

Mediante la observación y el uso de sencillas herramientas se comprueba por ejemplo que entre el 75 y el 95 por ciento de los bebés de tres meses chillan. O que el 50 por ciento de los bebés a los seis meses dice papá y mamá sin saber lo que dice. En cada etapa hay unos logros que conseguir de acuerdo con el desarrollo de la mayoría de los bebés.

Además de ser una buena herramienta terapeútica también puede servir para tranquilizar a muchos padres. A unos porque creen que su niño debería hacer más de lo que hace y a otros por todo lo contrario. En cualquier caso, si lo consultas por tu cuenta, antes de agobiarte o felicitarte, pide al pediatra que analice el resultado.

Vía | Hipocrates
Foto |Diario de una maestra

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 julio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *