22 julio 2012 Noticias

Embrion congelado
Supongo que, cuando hace 25 años, le plasmaron a Dolores Viñas que no podía tener hijos de manera natural y que sólo podría hacerlo por fecundación in vitro, poco pensaría que, al poco, todo cambiaría en ese aspecto.

Le fueron extraídos ocho óvulos, de los que seis fueron fecundados y cuatro transferidos a su cuerpo. Tras fracasar con estos cuatro, le fueron implantados los dos restantes que quedaban fecundados. Y treinta ocho semanas después, nació Alejandro.

Con esto, comenzó la técnica de reproducción asistida o fecundación in vitro en nuestro país. Mucho se ha evolucionado y aprendido desde entonces para mejorar más esta técnica. Los embriones congelados han pasado de la congelación lenta a la vitrificación, un sistema de congelación ultra rápida que ha perfeccionado muy mucho la técnica de los embriones congelados.

Con la vitrificación se consigue duplicar el nivel de éxito a conseguir un embarazo con respecto a la congelación lenta, además de mejorar la tasa de supervivencia del embrión. Si con la técnica de congelación lenta, esta tasa se situaba entre el treinta y el cincuenta por ciento, gracias a la vitrificación, se alcanzan cotas de hasta el noventa y siete por ciento.

Un quince por ciento de las parejas de este país en edad reproductiva puede sufrir problemas de infertilidad. De ahí que, habitualmente, se suelan someter a técnicas de reproducción asistida tras un año de intentos. Un tres por ciento de los niños nacidos anualmente en España, lo hacen por fecundación in vitro (unos siete mil). De ellos, entre un diez y un quince por ciento proceden de embriones criopreservados.

Pero la cosa no quedará ahí. La técnica de reproducción asistida está en continuo cambio y evolución por los estudios que se siguen realizando. La perfección no existe, pero en este campo…… nunca se sabe.

Vía | lainformacion.com
Foto | 3.bp.blogspot

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 julio 2012
  2. Argentina contará con fecundación post mortem 28 julio 2012
  3. El aspecto positivo de la fertilidad 7 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *