5 enero 2009 Consejos, Embarazo, Padres y madres

plancha

Ya sabemos que es importante que la pareja comparta las tareas domésticas, ya que la casa es de los dos, las tareas también deberían serlo. Además, ahora que la mujer está integrada en el mundo laboral, es aún más importante que las tareas se repartan para que la casa no se convierta en una ruina.

Y ahora en el embarazo, aún, es más importante contar con ayuda porque cada vez cuesta más hacer las tareas domésticas.

Digamos que en las últimas semanas me canso tanto y estoy tan pesada, que me limito a hacer lo imprescindible. Se acabó el planchar y hacer el cuarto de baño. Además, fregar los platos (con una tripa que no te permite acercarte al fregadero) o cocinar se me hacen cada vez más cuesta arriba y es que la espalda se carga por las malas posturas.

No es que yo sea una fanática, pero sí que es verdad que me gusta tener la casa limpia y ordenada y como ahora mi estado me lo impide, es mi James Bond particular – véase mi marido – el que ahora tiene que ocuparse también de ciertas tareas que hasta el momento eran de mi competencia.

Se le podrá dar mejor o peor, pero sabe que ahora es el momento de arrimar más el hombro, por mi bien y por el de nuestro bebé. No es conveniente agotarse, así que hay que tomarse las cosas con calma y si no se puede hacer todo del todo tirón, entonces, habrá que ir poco a poco. Además, si no puedes contar con una pareja, trata de que alguien te eche una mano en lo más duro o lo más trabajoso.

No es el momento de ponerse a limpiar todos los muebles de la cocina o los cristales de toda la casa, mejor tómate las cosas con calma, que ya habrá tiempo de tener la casa como los chorros del oro,…

Foto | Tefal

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. A mayor colaboración en casa, más embarazos 5 marzo 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *