31 diciembre 2009 Consejos, Desarrollo, Opinión, Padres y madres, Salud

madre e hijo

Hace algunos años el supositorio era usado con toda tranquilidad, incluso se lo consideraba incapaz de producir daño. Pero desde hace un tiempo las cosas han cambiado. Es indudable que fue dejado de lado. ¿Sabes por qué? Mira, si piensas un poco te darás cuenta sola. Intervienen como motivos valederos los que hoy se llaman ‘traumas psicológicos’. Es eso que molesta a nuestro ánimo, lo que no nos gusta. Algo que nos perturba.


A nadie le agrada el supositorio. Es indudable que si a ti te ofrecen tomar una aspirina o ponerte un supositorio elegirás la aspirina. Entre un remedio por boca y un supositorio n es difícil decidirse por el primero, y sobre todo en los niños. Esto es lo que hay que respetar.

¿Para qué un supositorio si se puede obtener el mismo resultado con un remedio por boca? Según algunos especialistas el hecho de ponerles un supositorio a los niños les puede llegar a dejar (no siempre es así) un recuerdo no muy grato.

Algunos adultos cuentan lo que para ellos significaba cuando veían a sus padres llegar con un supositorio o cuando el médico delante de ellos lo indicaba como una medicación.

El problema es similar al de las inyecciones. Por supuesto que se agrega un poco más de incomodidad que imaginaras.

Debes tener presente que si está la posibilidad de que tu hijo vomite todos los remedios que van por boca no quedará otra alternativa que el supositorio o la inyección. Además tampoco se puede exagerar hablando en contra del supositorio pues muchas veces es el medio más conveniente para darle al cuerpo una medicación. Siempre conviene estudiar cada caso puntual ya que en la medicina las cosas no son exactas.

Para terminar, si se puede usar otro remedio en vez de un supositorio, hay que hacerlo, y cuando así no ocurra, no exagerar la nota con respecto a su agresividad.

Vía | Consejos médicos – Doctor Eduardo Borocoto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *