8 marzo 2017 Embarazo

Siempre tomar los suplementos bajo la indicación del medico

El hierro es muy importante para que el bebé reciba el oxígeno necesario y así poder desarrollarse y crecer sano en el vientre materno, además para que sus mamás eviten sufrir de anemia, una enfermedad que si no es tratada puede tener consecuencias.

Desde la Organización Mundial de la Salud se estima que casi el 42 por ciento de las mujeres embarazadas sufren anemia. Esto nos permite pensar que la mitad del porcentaje tienen anemia ferropénica.

Si no se recibe una buena de dosis de hierro al día los bebés podrán presentar un peso inferior a lo recomendado cuando nacen, cabe mencionar que el déficit de hierro no se vincula con el nacimiento prematuro ni con la mortalidad neonatal.

Es muy importante que el médico indique, según cada caso, la cantidad de píldoras que se deben tomar y cuál es el mejor momento del día para hacerlo.

Sabemos que en algunos casos los suplementos de hierro pueden generar malestares digestivos, especialmente si se consume con el estómago vacío. Estos efectos son muy importantes para determinar la cantidad tolerable de hierro en cada caso.

Si bien una buena medida es consumir alimentos con alto contenido de hierro, esto no suele alcanzar, por eso se aconsejan los suplementos para incrementar las reservas en el organismo. Estos suplementos se comercializan en tabletas, tabletas masticables, cápsulas y líquido, en algunos casos se aconseja las inyecciones.

Es muy importante que el médico indique, según cada caso, la cantidad de píldoras que se deben tomar y cuál es el mejor momento del día para hacerlo. Se sabe que el hierro tiene una mejor absorción con el estómago vació pero en este estado pueden aparecer los cólicos, las nauseas o las diarrea. Por eso puede ser aconsejable ingerir una pequeña cantidad de alimento para evitar el malestar.

No debes tomar los suplementos de hierro acompañados de leche, ni junto a los suplementos de calcio. Se deben esperar al menos dos horas después de tomarlos para incorporar el calcio. Existen, también, otros alimentos que se deben evitar ingerir al mismo tiempo que el hierro, entre ellos encontramos los alimentos ricos en fibra como las verduras crudas y los granos integrales, ni tampoco se deben tomar junto con bebidas o alimentos con cafeína.

Algunos médicos aconsejan la toma junto con un zumo de naranja o vitamina C. Así el hierro se absorberá mejor en el cuerpo.

Dentro de los efectos secundarios de las cápsulas de hierro encontramos el estreñimiento y la diarrea. Si el estreñimiento se vuelve un problema se podrá consultar con el médico acerca de la posibilidad de tomar un laxante.

También se pueden provocar nauseas y vómitos si las dosis son más altas, pero nunca excederse en la toma, siempre limitarse a las dosis recomendadas por el médico. Consultar inmediatamente con el médico si notas que las heces tienen vetas rojas, o una apariencia alquitronosa, se presentan fuertes cólicos, dolores fuertes, dolores en el estómago. Además, la presentación de hierro en líquido pueden manchar los dientes.

Vía | Medlineplus
Foto | Pixabay – Allie Ware

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *