6 enero 2016 Padres y madres, Salud

Soy Padre: ¿Son buenas las infusiones?

Con el reciente catarro de nuestro bebé, hemos estado buscando todo tipo de remedios. No nos gustaba que el niño estuviera con tos y mocos, por lo que hemos buscado alguna solución que le ayudara. Y así ha sido como hemos llegado a las famosas infusiones (sí, las que se venden en los supermercados). No en vano, nosotros las tomábamos cuando éramos pequeños. Los remedios naturales siempre han estado presentes en nuestras vidas, por lo que hemos mirado si este tipo de sustancias podían llegar a ser buenas para los niños.

Sin embargo, nos hemos dado de bruces con la realidad. No, las infusiones no son buenas para los niños. Al menos, no la gran mayoría. Solo es necesario observar las opiniones de los pediatras. Nosotros mismos hemos encontrado bastante inseguridad en este tema, con opiniones contradictorias que podían dar dolores de cabeza. Al final hemos llegado a una conclusión negativa.

La mayoría de pediatras desaconsejan su uso debido a diferentes tipos de razones. Para empezar, tengamos en cuenta que las infusiones salen de las propias plantas que se encuentran en la naturaleza, con efectos farmacológicos que pueden ser muy activos. Por lo tanto, también pueden dar lugar a intoxicaciones y efectos secundarios.

Por otra parte, tengo que mencionar que la mayoría de plantas que se ponen a la venta para crear infusiones no han pasado por los estudios idóneos para comprobar si son perjudiciales para los niños. En otras palabras, no se conocen los efectos secundarios que podrían tener sobre los bebés, por lo que pueden llegar a causarles graves daños. Llegados a este punto, la información no es para nada acertada.

La salubridad de las infusiones respecto de los niños pequeños no ha sido comprobada. Por supuesto, tengo que poner un paréntesis en aquellas especialmente preparadas para bebés, las cuales sí son recomendables (por ejemplo, existen algunas que ayudan a que el niño concilie el sueño o tenga una mejor digestión). Respecto de las demás, recomiendo que tengáis mucho cuidado con ellas y que preguntéis a vuestro pediatra en el caso de poseer alguna duda.

Nuestra opinión está más que clara: aparte de las infusiones que ya vienen especialmente preparadas para los bebés, hemos decidido descartarlas todas. Antes de realizar alguna acción sobre la que tengamos dudas, preguntamos al pediatra. Así vamos sobre seguro. Ya sabéis que existen muchos peligros para los niños de corta edad.

Foto | Pixabay – Ben_Kerckx

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *