7 octubre 2015 Compras, Padres y madres

Soy Padre: Nuevas zapatillas

Una de las cosas que más ilusión me hacen para el bebé es la compra de nuevas zapatillas. Son tan pequeñas y tan bonitas que a veces me parecen de mentira. La verdad es que la primera vez que vi unas, mucho antes de que el niño naciera, me quedé sorprendido debido a que parecían pequeñas miniaturas basadas en las que nosotros tenemos. Y pensar que yo mismo he tenido unas…

Desde hace unos días tenemos a nuestra disposición las nuevas zapatillas que queríamos para el niño. Está creciendo bastante rápido, por lo que es normal que le compremos unas nuevas cada vez que lo necesite. Existen muchas tiendas, tanto físicas como por Internet. Aunque, sinceramente, nos hemos acostumbrado a comprarlas en la red. Son más baratas, en algunos casos con un catálogo más amplio, y no hace falta salir de casa para adquirirlas.

Es recomendable tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, hasta que el niño no tenga un año o camine, esta compra no es completamente necesaria. Los zapatos de nuestro bebé ya estaban comprados desde hace tiempo, aunque no ha sido hasta ahora cuando ha comenzado a usarlos de manera un poco asidua. El motivo por el que se debe realizar una compra tardía es para evitar, sobre todo, posiciones incorrectas en el propio pie. Los primeros zapatos deben ser suaves, amplios, con puntera flexible y empeine blando, antideslizante y sin superar la altura del tobillo. Respecto de la talla, es recomendable probar el zapato con el calcetín para que quede suficiente espacio. Aparte, el calzado debe ser cómodo y, si es posible, hay que realizar las pruebas a última hora del día, cuando los pies están más hinchados. De todas formas, tenéis a vuestra disposición varios números. La mayoría de veces no os engañarán, aunque es necesario tener cuidado.

Sus nuevas zapatillas

Soy Padre: Nuevas zapatillas

Nuestra última experiencia ha sido bastante curiosa: hemos buscado unas zapatillas con suela y velcro, pero sin perder la comodidad. El pedido lo hemos realizado por Internet, aunque ya conocíamos todas las características del producto. De hecho, incluso hemos preguntado para conocer si de verdad estábamos ante lo que queríamos. Aún así, es muy posible que vayamos cambiando los modelos según el niño vaya creciendo.

Os recomiendo que, en el caso de que no os manejéis mucho con la compra del calzado para vuestro bebé, acudáis a una tienda física en la que personal especializado os pueda echar una mano. Así no os equivocaréis. Por supuesto, nosotros mismos hemos tenido que realizar este paso. Es mejor invertir un poco más de tiempo a que el niño esté incómodo.

Por último, tengo que avisar de una cosa: aunque hablo de comprar calzado para el bebé, en realidad existen muchos aspectos a tener en cuenta. Por supuesto, no es recomendable que el niño lo tenga siempre puesto. Poco a poco os iréis acostumbrando a este tipo de compras: a la vez que el bebé vaya creciendo también sabréis mejor cómo adquirir los zapatos.

La compra de nuevas zapatillas para el bebé suele ser una tarea bastante sencilla y divertida. El niño se mostrará muy contento con el nuevo objeto que lleva en los pies. Y a nosotros, por supuesto, nos gustará mucho ver su sonrisa.

Fotos | Pixabay – sebastian2nd | Pixabay – PDPics

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *