21 junio 2015 Consejos, Padres y madres

Soy Padre: Cuando el niño vomita

Hoy me ha pasado algo que me ha dejado un poco inseguro y nervioso, y que me ha dado un susto más grande de lo que pensaba: el niño me ha vomitado encima. La verdad es que es algo que me esperaba, teniendo en cuenta que había comido bastante. Pasa en más ocasiones de lo que parece, aunque la primera impresión no me la quita nadie.

No puedo olvidar mencionar que es la primera vez que me sucede. Tenía al bebé cogido en brazos y, al comer tanto, ha vomitado una pequeña parte de los alimentos. Es evidente que se ha ensuciado por todos lados. Soy primerizo, por lo que no sabía con exactitud qué era lo que debía hacer. Menos mal que he recibido ayuda.

Enseguida, tanto mi pareja como yo nos hemos puesto cada uno por nuestro lado a hacer todo lo necesario: mientras yo fregaba, ella limpiaba al niño. Si sois primerizos, es posible que os quedéis bloqueados. No pasa nada. Simplemente hay que saber actuar para que no haya mayores problemas.

Si veis que el niño vomita, lo mejor es inclinarlo un poco hacia adelante y esperar a que termine (unos segundos). Cuando lo haya hecho, es aconsejable calmar al bebé (es posible que se muestre nervioso) y limpiarle todas las manchas con toallitas húmedas. El siguiente paso es el de cambiar la ropa, la cual seguro que habrá quedado con restos. Una vez el niño esté completamente limpio, llega la hora de fregar el suelo y limpiar todo lo que esté sucio. Lo primero es el bienestar del bebé.

Aunque el hecho de que el niño vomite pueda resultar un caos, en realidad hay que tratar de no perder los nervios y hacer las cosas de la mejor manera posible. Estoy seguro de que al final todo quedará en un susto.

Foto | Fotolibre

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *