2 octubre 2016 Padres y madres

Soy Padre: Libertad

Una de las cuestiones que más me pregunto corresponde a la libertad que le debo conceder al niño. Es evidente que los padres somos los responsables de lo que le suceda al pequeño, por lo que debemos tener mucho cuidado. La pregunta es ¿qué debo hacer en esta etapa de su vida? Estamos en un momento en el que el niño se mueve mucho, tocando todo lo que está a su alcance e incluso intentando sobrepasar algunos obstáculos. El control es máximo.

Como padre, mantengo un equilibrio entre control y libertad. Aunque tiene su propio espacio, también es cierto que siempre intento mantenerle bajo control, observando sus movimientos y actuando cuando sea necesario. En el caso de que parezca que le va a pasar algo o que podría estar en peligro, estoy siempre detrás por si acaso hubiera que actuar.

En mi opinión personal, es necesario que tengamos un cierto control sobre los niños, pero sin ahogarlos demasiado, dejando que tengan su libertad, y a la vez observando lo que hacen por si fuera necesario actuar. En este sentido, la labor de los progenitores es más importante de lo que parece. Además de ayudarles a que se desarrollen, apoyándolos, es necesario que ellos puedan descubrir lo que les rodea, interactuando dentro de una cierta seguridad.

Mi recomendación personal es que encontréis un equilibrio entre libertad y control, ayudando a que el bebé se desarrolle. Tiene mucho que aprender, pero también que descubrir. Incluso es necesario que a veces caiga en el error para aprender a rectificar. Eso sí, siempre con cuidado.

Foto | Pixabay – PublicDomainPictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *