25 octubre 2015 Otros, Padres y madres

Soy Padre: Cucharas para comer

Atrás empiezan a quedar, muy poco a poco, los meses en los que el niño comía exclusivamente leche. Con el crecimiento, se empiezan a incluir otros componentes más sólidos, pero que siguen nutriendo a nuestro bebé y le proporcionan los elementos suficientes para que crezca sano y fuerte. Por supuesto, con la llegada de esta nueva temporada también hemos tenido que hacer frente a la necesidad de nuevos materiales para el niño.

Una de las cosas que compramos en su día fueron las cucharillas. Los potitos, por ejemplo, deben suministrarse utilizando este objeto. Pero, claro, el problema vino cuando la que teníamos se estropeó, hace solo unos días. Tuve que desplazarme hasta la farmacia con el fin de adquirir un pack nuevo. Algo que ya empezaba a ser urgente.

Fue suficiente con solicitar un paquete de cucharillas de silicona para niños de más de seis meses. De marca Suavinex, la misma que a nosotros nos ha estado dando excelentes resultados. Cuando lleguéis a la tienda es muy posible que la variedad y gran cantidad de artículos os maree. Yo también me he encontrado en la misma situación, aunque poco a poco podréis salir victoriosos de este tipo de situaciones incómodas. De hecho, os recomiendo que, sobre todo, tengáis en cuenta las necesidades de vuestro pequeño.

Las cucharas de silicona están disponibles en muchos colores, tamaños, precios y marcas. Aún así, os aconsejo que las miréis con detenimiento, analizando todas sus características. Este tipo de cucharas están muy indicadas para la transición existente entre los biberones y la comida sólida. De hecho, son blandas, adaptándose ligeramente a la boca del bebé, y evitando que este pueda sufrir daños de cualquier tipo.

Tengo que admitir que yo mismo he estado analizando las características de las cucharas: textura, dureza, calidad, etc. Incluso me he fijado en el pegamento que tienen. Todo me ha convencido lo suficiente como para fiarme del producto. Nosotros usamos las cucharas a diario sin ningún tipo de problema. Eso sí, es imprescindible fijarse en el desgaste de las mismas con el fin de reemplazarlas en cuanto den el primer aviso de rotura. Evitaréis dolores de cabeza.

Foto | Pixabay – Ravedave

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *