25 noviembre 2015 Desarrollo, Nutrición, Padres y madres

Soy Padre: ¿Cuándo podré darle leche entera de vaca?

Personalmente, soy un apasionado de la leche entera de vaca. Estoy constantemente consumiéndola debido a que me gusta su sabor, sobre todo, cuando tiene Cola-Cao. No solo eso. Teniendo en cuenta que es bastante nutritiva y proporciona mucho calcio a los huesos, es evidente que me encuentro muy contento con este conocido alimento. De hecho, son meses los que llevo a la espera de poder darle leche de vaca a nuestro bebé. Los motivos son los normales: es muy nutritiva y, en mi opinión, le vendrá muy bien para crecer.

Sin embargo, antes de darle leche a vuestro niño, os recomiendo que paréis el carro. Más que nada porque puede llegar a ser muy perjudicial, en el caso de que se la proporcionéis antes de tiempo. En primer lugar, mencionar que la leche de vaca contiene proteínas que el sistema digestivo de los bebés no puede digerir, además de altos niveles de minerales que podrían causar una sobrecarga en los riñones del niño. Aparte de eso, el alimento no tiene las cantidades adecuadas de hierro, vitamina C, zinc y demás nutrientes que necesita para crecer, pudiendo llegar a provocar una deficiencia de hierro.

Es necesario que esperemos el tiempo suficiente hasta que el cuerpo de nuestro niño esté preparado para ingerir la leche. Esto se produce aproximadamente al año de edad, cuando podrá comenzar a tomar la variedad entera. No sucede lo mismo con la desnatada y la semidesnatada, para la que hay que esperar al menos hasta los dos años. El motivo no es otro que el hecho de que los niños menores de dos años necesiten altas cantidades de grasa para mantener el aumento de peso que se produce normalmente.

En cuanto a la cantidad de leche a tomar, tenemos que fijarnos en la Academia Estadounidense de Pediatría, según la cual la mayoría de niños obtendrán suficientes cantidades de calcio y vitamina D si beben entre dos tazas y dos tazas y media de leche de vaca, al día. En el caso se sobrepasar esta cantidad, es muy posible que el niño no tenga más hambre para alojar los demás alimentos que necesitará en el día a día. Algo que también es malo

Una última recomendación: antes de proporcionar leche de vaca entera a vuestro bebé, consultad el tema con el pediatra. Normalmente no suele suceder nada malo, aunque no sería extraño encontrar casos de intolerancia o incluso alergia. Antes de darle el alimento, es mejor estar muy seguros de que no le hará daño.

Vía | BabyCenter
Foto | FlickR – Day Donaldson

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *