10 diciembre 2015 Padres y madres, Recién Nacido

Soy Padre: ¿Caspa, o costra láctea?

Una de las primeras veces que le miré la cabeza a nuestro niño me llevé un gran susto. Básicamente, porque le vi caspa en el pelo. Mi cerebro pensaba que eso no podía ser posible, por lo que comenté el hecho a mi pareja. Afortunadamente, la respuesta fue lo suficientemente tranquilizadora como para poder calmar los nervios. No, no era caspa, sino costra láctea. Será mejor que explique lo que sucede.

La llamada costra láctea es muy común en los bebés. No, no es caspa, aunque se parece mucho. Aunque no parezca agradable, lo cierto es que tampoco es grave. Simplemente es un pequeño trozo blanco, amarillo o marrón que se pega a la piel que el niño tiene en la cabeza. Poco a poco irá desapareciendo, aunque tengo que avisar de que en más de una ocasión seremos nosotros los encargados de ayudar a eliminar este componente.

El origen de la costra láctea es desconocido. Muchas personas piensan que se produce porque el bebé recibe hormonas de su madre, las cuales estimulan demasiado las glándulas sebáceas del niño. El resultado sería esta costra, aunque tengo que repetir que no se sabe con exactitud el motivo. Por supuesto, deshaced la idea de que aparezca por falta de higiene o razones parecidas.

Sobre lo que hay que hacer, lo cierto es que no puedo recomendar nada. La mayoría de las veces se va automáticamente tras un lapso de tiempo de entre seis y 12 meses. Eso sí, yo le pasaba el peine de manera suave, sin raspar (tened en cuenta que no se debe levantar la costra), para evitar su presencia, ayudando a su vez a hacerla desaparecer de la cabeza del niño. No deberíais preocuparos en exceso, ya que hará acto de ausencia sin que tengáis que intervenir. Decir también que la primera vez que la veáis es necesario consultar el hecho con el pediatra. Lo mismo sucede en el caso de haber excepciones.

No os preocupéis porque parezca que el niño tiene “caspa” en la cabeza. Se trata de la ya comentada costra láctea, algo completamente normal y que desaparece sin mayores esfuerzos. A tener en cuenta.

Vía | KidsHealth
Foto | Wikimedia Commons – Starfoxy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *