14 abril 2010 Compras, Consejos, Desarrollo, Padres y madres, Salud

Los sonidos fuertes pueden dañar los oídos del bebé
A los bebés les gusta la música desde que nacen, cuando se hacen un poquito mayores procuramos que les gusten también otras cosas, como nuestros deportes favoritos. Favorecer sus gustos y animarles con los nuestros es bueno, pero en estos casos deberíamos tomar algunas precauciones. Se puede poner música a un bebé o llevarle a un partido de fútbol o una competición de motos, si vigilamos que el volumen del ruido que le llega sea el adecuado. En unos casos podremos bajar el volumen pero en otros tendremos que utilizar protectores para los oídos del pequeño.

El canal auditivo de los bebés es mucho menor que el de los niños mayores y los adultos, por lo que la presión del sonido al entrar es mucho mayor. Así, percibirán los sonidos a 20 decibelios más que nosotros. Cuanto más corto es el canal, mayor es el peligro de las altas frecuencias, las cuales son muy importantes en el desarrollo del lenguaje.

Parece que estamos poco concienciados con estos riesgos, y es frecuente ver niños muy pequeños en eventos deportivos, musicales o pirotécnicos sin ningún tipo de protección. La pérdida de audición que pueden provocar es acumulativa durante la vida, no duele y no da síntomas, por lo que no es fácilmente detectable. Además los bebés no pueden decirnos si tras la exposición al ruido sienten pitidos, o ensordecimiento.

Unos auriculares para mayores no sería lo más adecuado para proteger a tu bebé. En el mercado existen modelos específicos para los más pequeños, desde los tres meses. Puedes adquirir unos muy fashion en Nordic Jungle por 22,95 euros. Y si no, la mejor alternativa es dejar al bebé en casa. Según algunos especialistas, deberíamos considerar el ruido tan peligroso como los objetos afilados o el horno encendido.

Vía | NY Times (en inglés)
Foto | Flickr – Oquendo

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • diego

    Hola quisiera que me hicieran el favor de contestarme sobre una experiencía que me ocurrió en una Boda para para corregir a los padres de una niña rercién nacida de 20 días. Está niña estuvo durante 12 horas en la fiesta aguantando música en vivo con una cantidad de db. increible , hasta tal punto
    de que Yo cogí ronquera al hablar con Mi esposa al oido, osea sentados junto al lado era imposible escucharnos. Nosotros reprendimos a los Padres de la niña y nos dijeron que no pasa nada ,Yo acabe con dolor caabeza y cervicales.
    A ver si son tan amables de contarme los riesgos para LA BEBE , para darle la respuesta técnica sobre los riesgos que han tenido expuesta a su hija.

    saaludos y muchas gracias

    Diego

    • Diego, creo que la respuesta que buscas está en el articulo,
      “El canal auditivo de los bebés es mucho menor que el de los niños mayores y los adultos, por lo que la presión del sonido al entrar es mucho mayor. Así, percibirán los sonidos a 20 decibelios más que nosotros. Cuanto más corto es el canal, mayor es el peligro de las altas frecuencias, las cuales son muy importantes en el desarrollo del lenguaje”.
      En este enlace tienes más información: http://www.cochlear.com/es/proteger-audicion-hijo

      Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 abril 2010
  2. Sus sentidos entre los 4 y 7 meses (II) 8 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *