13 diciembre 2016 Embarazo, Salud

embarazo y salud bucodental

Todos sabemos que a lo largo del embarazo es necesario llevar una serie de cuidados extras con el fin de prevenir ciertas complicaciones que, sin duda, repercutirán en la salud de nuestro bebé. Una de ellas es la salud de nuestros dientes que, debido al efecto de los cambios hormonales que se producen durante la gestación, se encuentran más sensibles y necesitados de mimos. Por eso la consulta con el dentista se convierte en conveniente y necesaria.

Sin embargo, según un informe que se acaba de presentar, sólo 2 de cada 10 mujeres embarazadas llevan un correcto cuidado de su salud bucodental a lo largo de estos nueve meses.

El embarazo va unido a mayores problemas bucodentales

Las mujeres actuales estamos más concienciadas sobre la importancia de cuidarse adecuadamente a lo largo del embarazo. Afortunadamente el seguimiento médico, a lo largo de estos nueve meses, es más exhaustivo, ofreciéndonos consejos adecuados para que no sólo nuestra salud no se vea alterada, si no también para que la del bebé se desarrolle a la perfección.

Entre esos consejos está el cuidado de nuestros dientes. Si partimos de la base que la embarazada no es una enferma, nuestra rutina sanitaria debe continuar de igual modo. No podemos olvidar que, debido a los cambios hormonales, algunas partes de nuestro cuerpo se verán alteradas y necesitarán una dosis extra de cuidado. Este es el caso de los dientes y, especialmente, las encías.

embarazada en el dentista

Más conciencia pero menos efectiva

Según el “Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2016”, es cierto que un 90 por ciento de las embarazadas se sienten muy preocupadas por el estado de su salud dental en la gestación, sin embargo, sólo 2 de cada 10 dicen preocuparse de forma activa, acudiendo a la consulta del dentista de forma regular.

El 84 por ciento de las gestantes reconocen que es fundamental seguir unos cuidados extras, sin embargo menos de la mitad dice cepillarse tres veces al día, y menos del 6 por ciento utiliza hilo dental tras las comidas.

Estos datos, totalmente contradictorios, ponen de manifiesto que aunque existe un conocimiento claro del grave problema que puede ocasionar una precaria salud bucodental durante el embarazo, todavía no se ejecutan las acciones necesarias para solventar este problema. No olvidemos que una infección dental puede transmitir las bacterias al torrente sanguíneo y pasar directamente a nuestro bebé, provocando distintos daños en su desarrollo.

Vía | Cuatro
Fotos | Clínica Mantecón y Meditekhn

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *