31 julio 2011 Desarrollo, Opinión, Padres y madres

Mejor para los niños si los padres trabajan fuera de casa
Tener un niño y optar por seguir trabajando o dejarlo por una temporada más o menos larga, es una decisión personal o como mucho familiar que muchas veces no se toma libremente sino de acuerdo a las circunstancias. Según un estudio realizado por el Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad College de Londres, la situación ideal para un niño es tener a sus padres juntos y con un trabajo remunerado fuera de casa. La peor, tener a los dos progenitores en paro o ser hijo de madre soltera. Estos niños son los que muestran mayores problemas de comportamiento.

Para llegar a esta conclusión siguieron a un grupo de 18.819 niños británicos nacidos entre 2000 y 2002 y les siguieron (al 79 por ciento de ellos) hasta que cumplieron cinco años. Según el doctor Miguel Ángel Díaz Sibajo, de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital de Día de Algeciras, esta afirmación es cierta sólo en parte. Depende de las horas que los padres dedican al trabajo, “Si los padres tienen una jornada intensiva de 8 a 15, por ejemplo, y pasan medio día con sus hijos, seguramente vaya todo muy bien y sea la situación ideal para el menor. Pero si trabajan todo el día y les ven sólo en el rato de la cena, la cosa puede que cambie, aunque no tiene porqué.

El doctor Díaz añade que, “más que la cantidad del tiempo que se pasa con los niños es la calidad del mismo el que influye en su desarrollo. Muchos padres trabajadores llegan a casa cansados, se sienten culpables y maleducan a los niños, no les niegan nada de lo que piden, cambian sus hábitos de sueño o de juegos para estar con ellos y esto sí puede causarles problemas de conducta”.

La principal autora del estudio,la Dra. Anne McMunn, afirma que, las madres que trabajan fuera de casa suelen tener un mayor nivel educativo, más ingresos y más motivos de satisfacción, por lo que tienen menos probabilidades de deprimirse que las que están en casa. Y el estado de ánimo de la madre influye en el niño y en su conducta”. Coincide con ella el doctor Díaz, “La autoestima es fundamental. Si una mujer renuncia a su carrera profesional, después de haber estudiado años, para ser madre, puede que se frustre, aunque haya sido una decisión personal. E inconscientemente manifestará al pequeño su frustración. Puede ser por un gesto o una mirada y el niño, que es una esponja, lo nota enseguida”.

Como mamá que está en casa, con carrera universitaria, algunos idiomas y experiencia profesional satisfactoria, no me siento identificada en la descripción. Si no estás convencida de querer quedarte a cuidar de tus niños sentirás la misma frustración que muchas madres que deseando estar con sus hijos, están en su puesto de trabajo. Las mamás que sufren porque le han dejado con fiebre, porque alguien les tiene que contar que tal ha comido su bebé o porque tienen mil problemas para llevarle al pediatra. En los dos grupos hay madres satisfechas y madres con el corazón partido. Lo importante sería poder tomar la decisión con libertad, con trabajos flexibles que se adapten a tus necesidades familiares, al menos los primeros años. O con la posibilidad de retomar tu vida laboral, aunque tengas que retroceder algún paso, tras unos años en casa. Pero eso para la mayoría, es una utopía.

Decide lo que quieras, pero hazlo convencida. Lo que le importa a tu bebé es que la familia sea lo más feliz posible para serlo él también.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Marquiroga

También te puede interesar

Comentarios

4 comentarios
  • Hola Belen!
    Por lo que leo en el post, parece que dejaste tu carrera para cuidar de tus hijos, corrigeme si me equivoco. Estoy embarazada y me estoy planteando muy seriamente dejar mi trabajo durante un tiempo para cuidar de mi hijo, y de los que espero tener despues… Pero todas las mamas que tengo a mi alrededor me dicen que es una locura, que me voy a arrepentir… ¿Tu como lo llevas? realmente te sientes tan “atrapada” y se echa de menos una conversacion “adulta”… es lo que me suelen decir…
    La verdad es que yo siempre he querido cuidar de mis hijos, y aunque tengo carrera y trabajo, no creo que jamas, me llenen tanto, como criar a un hijo.

    Muchas gracias.

    Un saludo.

    Laura.

  • Laura, realmente tuve que dejarlo un poco antes de ser mamá para estar con otras personas igualmente importantes, pero al quedarme embarazada decidí no reincorporarme. Lo decidimos, porque en mi caso la decisión fue de dos.
    No me arrepiento, ni lo he hecho nunca, y te aseguro que me encantaba mi trabajo. Si cuando me toque volver tengo que cambiar de profesión lo haré y habrá compensado.
    Creo que es una decisión que hay que tomar conscientemente y de acuerdo con tu pareja. No estás todo el día en casa tirada en el sofá, estás alerta 24 horas y eso es agotador. Echas de menos tener tus rutinas de trabajo y relaciones adultas. Pero si te organizas con tu pareja y entiende lo que es cuidar de los peques y que necesitas también descanso, todo irá bien. Creo que es muy importante reservar un rato, más o menos largo, a una misma.
    Lo que yo echaba más de menos era un poco de ejercicio intelectual y así llegué a los blogs. Me permite estar con mis niños todo el tiempo y en los ratos que no me necesitan puedo escribir y relacionarme con adultos.
    No me ha contado nadie las primeras palabras de mis niños, ni los primeros pasos de la mayor (el peque está en ello), sus sonrisas, lo que les gusta comer y lo que no, lo que dice el pediatra, si lloran con las vacunas, si les gustan las construcciones o colorear, etc. No tengo la presión de estar en un sitio y desear estar en otro.
    Si te decides prepárate, no solo te llamarán loca, también mantenida, lo que para las mujeres de nuestra generación es muy duro. Eso también debeís tenerlo claro y asumido. No te quedas en casa para atender las labores del hogar, sino a tus hijos, y muchos días no te dará tiempo ni a hacer la cama, otro punto que hay que asumir por parte de los dos.
    Yo estoy encantada de estar con mis hijos, he aprendido muchas cosas, hago manualidades, lo que jamás se me dió bien, puedo dejar todo para tirarme en el sofá a hacerles cosquillas y oir su increible risa o para consolarles si lloran, para darles mimos si están malitos… he aprendido que las horas no siempre tienen que ser activas, estar en el parque vigilando sus juegos también es hacer algo, etc. También hay ratos de desesperación y nervios, pero creo que eso los tenemos todas, independientemente de si estamos o no en casa.
    También te digo que conozco muchas mamás que trabajan fuera y están igualmente satisfechas, depende de cada una.
    Un día esto acabará, cuando el peque comience el cole, si no es de los que están malitos cada dos por tres, y entonces podré volver a pensar en mi vida laboral, si todo va bien aún tendré otros 20 años más o menos, para “realizarme profesionalmente”. Da tiempo a construir un imperio :)
    No se si te he ayudado. Un saludo y enhorabuena por tu embarazo.

  • Belen, muchas gracias por la respuesta tan sincera, me ha sido de gran ayuda. En realidad ya estoy casi decidida, solo me falta ver como nos las podremos apañar solo con un sueldo fijo :-).
    Un saludo.
    Laura.

  • Laura, de nada, me alegro que te sirva. Respecto al sueldo es definitivo, sí. Se puede prescindir de muchas cosas, si no vas a trabajar la ropa no es tan importante por ejemplo. Pero es un esfuerzo grande hacerte a tener un único sueldo, acostumbrada a vivir con dos y que además vivan de él tres en lugar de dos. Ya nos contarás que decidís al final. Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 agosto 2011
  2. El juego como válvula de escape para la madre en casa 30 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *