26 enero 2017 Embarazo, Salud

sintomas preeclampsia

La preeclampsia es una enfermedad que se produce durante el embarazo y que suele tener consecuencias graves, tanto para la gestante como para el bebé que viene en camino. Detectarla no siempre es fácil, ya que se suele asimilar a cualquier otra molestia que se presenta a lo largo de estos meses, por eso es necesario que nuestro ginecólogo lleve un control exhaustivo ante el posible peligro.

Según los datos que se manejan, un 5 por ciento de las embarazadas sufren este grave problema. Generalmente su signo más alarmante es la hipertensión o presión elevada sanguínea, especialmente en aquellas mujeres que antes no la habían sufrido. Pero ¿cómo puedes descubrir si estás padeciendo preeclampsia?

La preeclampsia aparece, sin previo aviso, en el último trimestre

La preeclampsia suele hacer su aparición a lo largo del último trimestre, precisamente cuando cualquier síntoma de anormalidad en nuestro cuerpo nos parece totalmente normal. Pero hay signos que son determinantes para descubrir que, efectivamente, estamos ante un grave problema de salud que nos puede dejar huella imborrables a nosotras y a nuestro bebé.

Malos hábitos como el tabaco, una alimentación pobre, carente de ciertas vitaminas, o el exceso de peso, pueden ser algunas causas que desemboquen en la preeclampsia, por eso es fundamental, además de seguir los consejos de nuestro especialista, asegurarnos de llevar una vida sana.

embarazo y tensión

Síntomas que nos avisan de la preeclampsia

Algunos de esos síntomas pueden ser debidos a las molestias típicas del embarazo en su última fase, por eso a veces resulta difícil asociarlo. Sin embargo, ante cualquier atisbo de duda es mejor consultar con el especialista para que te haga una revisión completa en la que se incluyen exámenes de orina para comprobar a qué niveles está la proteína.

Las señales que te pueden alertar son las siguientes:

  • Hipertensión. Se valora que una presión arterial normal estaría en 12/8, si la tuya ha alcanzado un mínimo de 14/9, ya se puede valorar que estás en claro riesgo de preeclampsia, por eso es tan importante que, de forma regular aunque sin obsesiones, te midas la presión arterial para ir controlando su nivel.
  • Ante cualquier duda debemos acudir a nuestro obstetra para que realice las pruebas necesarias.

  • Hinchazón. Es normal que durante la gestación retengamos líquidos y nos encontremos más hinchadas, pero si esta hinchazón se produce de forma repentina, en todo el cuerpo, en especial en la cara, alrededor de los párpados, en las manos o de forma continuada en pies y tobillos, entonces debemos comunicarlo a nuestro médico. Notarás, también, que aumentas de peso de forma disparada y orinas mucho menos.
  • Dolor de cabeza fuerte. El fuerte dolor de cabeza que, además, se vuelve continuado, es siempre signo de que algo en nuestra tensión arterial no funciona bien, casi siempre asociado a una presión demasiado alta.
  • Problemas de visión. Ahí ya nos encontramos con signos totalmente evidentes y muy peligrosos, especialmente porque estos cambios en nuestra visión van ligados al sistema nervioso. Visión doble, borrosa, destellos de luz o una sensibilidad especial, son algunos de estos síntomas.
  • Dolor abdominal. Que nos duela el abdomen durante la gestación es, más o menos, frecuente, pero si lo hace de forma continua y en la parte superior derecha, al mismo tiempo que llega un reflejo al hombro, entonces podríamos estar ante un caso grave, pudiendo estar relacionado, además, con un problema hepático.

En cualquier caso es necesario, vital y fundamental que llevemos un control exhaustivo con nuestro médico. Él sabrá poner orden y sentido a esos signos que nos acontecen, aconsejándonos las medidas a seguir en cada caso.

Vía | La Región
Fotos | Pixabay – DigitalMarketing y British Airways

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *