8 septiembre 2012 Noticias

Singapur con baja natalidad
La prosperidad que Singapur ha alcanzado con los años y que lo ha convertido en uno de los países con la renta per cápita más alta del mundo, tiene su otra cara de la moneda con la baja tasa de natalidad que posee.

Si su bienestar social y económico la ha encumbrado a puestos altos a nivel mundial, su índice de natalidad la coloca entre las diez menores del mundo. La perspectiva no parece que sea muy halagüeña de cara al futuro, por lo que el Gobierno de este país ha decidido tomarlo como asunto de estado y darle la prioridad que anteriormente había otorgado a los sectores económicos y sociales.

Realmente, la relación entre la natalidad y la economía es muy estrecha, ya que la baja tasa de nacimientos puede afectar al crecimiento económico. Por lo que el primer ministro del país ha pedido, públicamente, al pueblo de Singapur que tengan hijos. Así de simple y claro.

En sus palabras, el primer ministro ha dejado entrever que quiere aprobar una serie de medidas para impulsar la natalidad en el país. Entre ellas se encuentra la de subvencionar la baja paternal por el nacimiento de un hijo, mayores atenciones médicas y el famoso cheque-bebé.

Incluso se plantea la creación de un Ministerio de desarrollo familiar para poder acometer estas medidas de la manera más correcta y eficaz posible. Sin embargo, no sólo depende de subvenciones o cheque-bebé. La actitud de la población, especialmente la más joven, debe ser la que de el paso definitivo.

La gente joven antepone sus ambiciones profesionales a las ganas de tener un hijo. Eso frena mucho la posibilidad de incremento de la natalidad, además de que el gasto de tener un hijo hace que los números no salgan a muchas parejas y prefieran posponerlo a tiempo después o, directamente, nunca.

Vía | elmundo.es

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *