3 marzo 2017 Desarrollo

siesta y habilidades linguisticas

La evolución en el aprendizaje de nuestros bebés, durante los primeros años de su vida, es espectacular. Si lo pensamos bien, en tan sólo un año, por ejemplo, pasan de ser unos seres totalmente dependientes, a poder andar, hablar y comer por sí mismos. Seres que evolucionan a tal velocidad que casi nos es imposible saborear ese proceso, viendo como se vuelven más independientes en tan sólo unos días.

Uno de esos primeros procesos de aprendizaje es el habla. Si bien la forma de comunicarse es muy variada y pasa por distintas fases, la palabra acabará por convertirse en el eje de su comunicación. Cada niño lleva su proceso, así que no existe una regla determinada para todos, pero nos has sorprendido pensar que un acto tan placentero como la siesta ayuda a que los niños mejoren sus habilidades lingüísticas, al menos así lo ha demostrado una investigación llegada desde Estados Unidos.

Mejores habilidades lingüísticas tras la siesta

Son numerosos los estudios e investigaciones que se han realizado, desde distintos ámbitos, para conocer cuales son esos secretos o mecanismos por los que los humanos aprendemos a hablar, si ya vienen impresos en nuestro mapa genético, si se van aprendiendo durante la gestación o si necesitan de un constante aprendizaje para conseguir comunicarse a través del lenguaje. Ahora, un nuevo estudio demuestra que dormir la siesta, también puede ser un método estupendo para aprender a hablar.

Los autores de este estudio nos llegan desde el Laboratorio de Cognición Infantil de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, y para llevarlo a cabo evaluaron a 39 niños que recién habían cumplido los 3 años. A todos se les animó a aprender una serie de palabras, sobre todo verbos que, según los autores de este informe, resultan más complicados de retener que los sustantivos.

La conclusión fue que, tras el debido descanso, los niños presentaban una mejor comprensión de las palabras, incluso 24 horas después.

aprendiendo nuevas palabras

El sueño ayuda a consolidar y fortalecer lo aprendido

El sueño está compuesto por distintas fases en las que nuestra mente organiza, recuerda y consolida todos aquello acontecido a lo largo del día, especialmente lo aprendido. Para los científicos ya no es un misterio que estas fases sean fundamentales para preservar nuestros recuerdos, especialmente aquella en la que nos encontramos profundamente dormidos o fase de ondas lentas.

Es en ese proceso en el que nuestra mente vuelve a reproducir todo aquello que nos ha ido aconteciendo durante el día, en este caso, retoma esas palabras nuevas que el niño ha aprendido para volverlas a repetir, una y otra vez, hasta consolidarlas, fortalecerlas y grabarlas en su memoria.

Vía | Medline Plus
Fotos | Pixabay – Flavio Gaudencio y Peque bebés

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *