17 noviembre 2009 Compras, Opinión, Padres y madres

centro comercial bebe

Si tienes en mente ir de compras con tu hijo pequeño, ten en cuanta que si respetas los horarios y sus rutinas y sigues con algunas indicaciones, ésta puede convertirse en una actividad muy grata para ambos.

Un bebé se cansa muy pronto, por esa razón es aconsejable darle algún juguete para que se entretenga. También se le puede ir contando las cosas que estamos comprando para hacerlo más participe. Conviene llevar alguna galleta o bebida por si le da hambre. Además, así se mantendrá entretenido, por lo menos un ratito.

También debes tener presente elegir un horario para realizar el paseo en el que no haya mucha gente para no tener que hacer malabares con el carrito y las largas colas.

No olvides que aun es muy pequeño para entender que no debe tocar nada, así que lo único que puedes hacer para evitarlo es tenerlo lejos de los expositores o góndola. El hecho de tocar las cosas puede implicar un riesgo para el bebé si se le cae algo encima.

Y, por supuesto, hay que aprovechar las ayudas específicas que ofrecen la mayoría de los centros comerciales para madres con bebés, como lugares reservados en aparcamientos cerca de la entrada, los carritos de la compra con sillitas, incluso de una sala independiente de recreación infantil.

La visita a un centro comercial de varias plantas puede resultar más complicada, pero la mayoría dispone de ascensores y escaleras mecánicas. Si se va a caminar mucho, se puede contemplar la posibilidad de dejar el cochecito en casa y llevar al bebé en su mochila. Así se tendrá más libertad de movimiento y se podrá controlar al pequeño todo el tiempo.

Fuente | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *