18 enero 2017 Embarazo

eleccion sexo bebe

En el mismo momento que el óvulo es fecundado por el espermatozoide, incluso aunque no lo sepamos todavía, ya se sabe si nuestro bebé será una niña o un niño. El sexo del ser humano se determina en el mismo momento de la concepción ya que es el espermatozoide el que pone la diferencia entre ambos sexos.

Como si de una carrera de fondo se tratara, aquel que llega primero es el que consigue elegir. Algo que parece un misterio pero que, en realidad, es una de las respuestas más de la sabia naturaleza. El cuerpo femenino aporta un cromosoma X, mientras que el masculino puede aportar un cromosoma X o un cromosoma Y.

Si la combinación ganadora es XX (X por la madre y el X del padre) entonces tendremos una niña. Si la combinación es XY (X por la madre e Y por el padre), entonces será un niño.

El óvulo siempre es X, mientras que el espermatozoide puede ser X o Y

Los cromosomas que nos trae el espermatozoide son totalmente distintos entre sí. Mientras que el espermatozoide que porta el cromosoma X es mucho más grande, más fuerte y, también, más lento; el que lleva el Y es más rápido, suele ser el primero en llegar al óvulo, pero al ser más débil, también tiene mayor riesgo de morir.

Pero seguramente, alguna vez te habrás preguntado si existe alguna predisposición genética que determine el sexo del bebé. Quizás sea fruto de la casualidad, como bien apostillan los científicos, pero en algunas familias hay una tendencia a tener varones, o al revés, que viene de generación en generación desde tiempos inmemoriales. La ciencia no tiene ninguna respuesta para ello, así que lo de que sea niño o niña depende de la prisa y fuerza que tenga el primer espermatozoide que llegue a fecundar el óvulo.

Foto | Tu bebé y tú

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *