9 abril 2017 Salud

Verificar la rutina diaria del bebé

En ocasiones los bebés puede sufrir de sarpullido o erupciones en su piel. Es muy importante que, para evitar que los niños pequeños se rasquen y empeoren los cuadros, encontremos actividades que los distraigan para, así, olvidar el escozor y el picor.

Las erupciones cutáneas y el sarpullido suelen ir acompañadas de picor, en otros ocasiones se pueden generar dolor. Hoy te contaremos acerca de cómo prevenir este problema y cómo se puede curar.

Causas que generan el sarpullido

Existen diferentes razones que provocan el sarpullido, generalmente las razones de este sarpullido tendremos que buscarlas en algo que se incluyó en la rutina, por ejemplo, haber cambiado de marca de pañales, incorporación de un nuevo alimento, ropa nueva.

Tendremos que evitar el uso de ropa que toque su piel.

Pensar en estos cambios nos podría ayudar a conocer lo que genera el sarpullido y volverlo a retirar de su vida. Si no hemos hecho absolutamente nada nuevo el bebé podría estar generando una alergia alimentaria. En todos los casos es importante consultar con el médico pediatra, quien buscará las causas del problema, y si considera necesario, nos aconsejará hacer las pruebas de las alergias correspondientes.

Tratamientos para el sarpullido

En el momento de encarar un tratamiento para el sarpullido de la piel de los bebés deberemos ante todo evitar cualquier cosa nueva que hayamos incorporado a su vida. Si le dimos alguna comida diferente, cambiamos de marca de pañales, cambiamos de marca de jabón con el que lavamos su ropa, etc.

Verificar los alimentos que comió

Además, el pediatra nos podrá recetar alguna crema para pieles atópicas, que se tendrá que colocar por algunos días. En poco tiempo las machas y la irritación de la piel desaparecerá. Mientras las cremas hagan efectos tendremos que dejar al bebé con la menor cantidad de ropa posible (dependiendo de la época del año en la que estemos), además de darle baños con agua templada y controlar que no aparezcan nuevas ronchas. Un punto importante también será controlar a diario que el pequeño no tenga fiebre.

Tendremos que evitar el uso de ropa que toque su piel, así el bebé se sentirá mucho más cómodo, controlar las comidas que recibirá, evitando los alimentos con un alto contenido alérgico, por ejemplo, las fresas.

Mientras dure el sarpullido no se tienen que incluir nuevos alimentos a la dieta, tendremos que controlar las manchas y el escozor, lo que deberá ir disminuyendo. En el caso de que no se genere esta disminución y, al contrario, aumenten, tendremos que ir nuevamente al pediatra.

Es fundamental que si en algún momento notamos que el bebé genera al respirar una silbatina, empiece a tener fiebre elevada o muestre que tiene problemas al respirar tendremos que ir de forma urgente al servicio de emergencias ya que podríamos estar frente a una reacción alérgica grave.

Vía | Botical Online
Foto | Pixabay – FkyjPixabay – Amyelizabethquinn

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *