11 octubre 2010 Consejos, Salud

bebe

Alergia alimentaria: la alergia alimentaria es una reacción patológica que tiene el cuerpo de los pequeños frente a determinados alimentos o sustancias, que normalmente resultan inocuos para la mayoría de los niños.

Debemos saber que cualquier alimento que ingieran nuestros hijos puede provocar un proceso alérgico, lo más ‘peligrosos’ son el huevo (especialmente la clara), el pescado, los mariscos, la leche, las fresas, el kiwi y el tomate.

Amigdalitis: la amigdalitis es llamada comúnmente ‘anginas’ y se trata de una inflamación de una o de las dos amígdalas (las amígdalas son las masas carnosas que se encuentran a ambos lados de la garganta). Los síntomas más comunes de la amigdalitis son la fiebre y el dolor de la garganta.

Esta enfermedad puede ser provocada por bacterias o por algún virus. La mejor manera de comprobar el origen es a través de una muestra de exudados de la amigdala o de un cultivo bacteriano. La importancia de realizar este estudio es para que el médico pueda medicar al pequeño de la manera correcta en caso de que sea necesario.

Debemos tener presente que la fiebre es un síntoma de muchas enfermedades, desde los más simples hasta los más graves. Por esta razón, siempre que tu bebé tenga fiebre debe ser controlado por un médico.

Angioma: son tumores benignos de origen vascular, estos no deben generarnos mayor preocupación. Tanto en los bebés como en los niños muy pequeños son muy comunes los hemangiomas o angiomas ‘en fresa’. Estos afectan a 1 de cada 10 pequeños. Suelen aparecer en los primeros años de vida y pueden aumentar tu tamaño durantes los 2 ó 3 años para desaparecer a medida pasa el tiempo.

Vía | Ahora Mamá
Foto | Flickr – Etolane

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 octubre 2010
  2. Alergia a los cereales (I) 19 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *