6 diciembre 2009 Embarazo, Noticias, Parto, Salud

La resonancia magnética es efectiva para detectar placenta accreta
La placenta en raras ocasiones se adhiere demasiado profundamente en el útero. Esto se conoce como placenta accreta de manera general aunque se diferencian tres grados según la profundidad, placenta accreta, increta y percreta. El peligro de la placenta adherida aparece durante el parto, en que puede arrastras porciones de útero o dañar vasos sanguíneos. Es una complicación muy grave del embarazo.

La placenta accreta se diagnostica mediante ultrasonidos, ecografía, aunque hay algunos casos sutiles que podrían pasar desapercibidos. Un estudio de la Universidad de California en San Diego, ha demostrado que el diagnóstico por resonancia magnética es efectivo en el 90,1 por ciento de las ocasiones.

Según la doctora Reena Malhotra, radiologa y una de las autoras de estudio, “Debido al aumento de las cesáreas y otras cirugías que dejan cicatrices en las paredes uterinas, junto con mujeres que tienen hijos a edades más avanzadas, la incidencia de placenta adherida ha aumentado dramáticamente en los últimos veinte años“.

Los autores consideran que los resultados de su estudio son lo suficientemente significativos como para considerar que, la resonancia magnética es un buen complemento para la ecografía, cuando hay un examen clínico sospechoso o factores de riesgo significativos.

Puesto que no hay forma de prevenir la placenta accreta, el mejor mecanismo para proteger a la madre es poder diagnosticarla a tiempo.

Vía | Medline Plus

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *