13 enero 2016 Fertilidad

reproduccion asistida clinica y segridad social

Cuando una mujer o una pareja se plantea tener hijos y encuentra dificultades en la propia naturaleza, es lógico que se recurra a la reproducción asistida. Afortunadamente son muchos los métodos fiables y con gran tasa de éxito que nos ofrece el mundo de la ciencia, así que la imposibilidad de tener descendencia se reduce considerablemente. Nuestro país es pionero de tener una legislatura favorable para estos casos, por lo que ser padres no resulta un sueño imposible.

Precisamente por estar amparado por las leyes de nuestro país, la propia Seguridad Social también ofrece este servicio, al mismo tiempo que han proliferado, de forma considerable, el número de clínicas privadas que se dedican a ello. Si te estás planteando ser madre con la ayuda de la reproducción asistida, quizás te estés preguntando cuál de las dos opciones elegir.

Lo primero que debes plantearte es del presupuesto del que dispones. No podemos obviar que un tratamiento de fecundación en una clínica privada supone un desembolso importante de dinero, siempre dependiendo del método que se empleé, ya que unos, por su complejidad, son más caros que otros. Además de la propia operación, también tenemos que tener en cuenta la medicación previa que, también, supone un importante gasto.

Para acceder a la reproducción asistida a través de la Seguridad Social es necesario cumplir una serie de requisitos que varían según cada Comunidad Autónoma. Es imprescindible tener menos de 39 años y presentar problemas para quedarse embarazada de, al menos, un año. El médico de cabecera será el encargado de enviar a la paciente al especialista y éste, tras las pruebas, a la unidad de infertilidad. A partir de ese momento se entra en la lista de espera que suele ser especialmente lenta, sobre todo por el gran número de mujeres que acceden a ella.

En las clínicas privadas todo es mucho más rápido. Además de tener una atención personalizada en todo momento y ajustada a tus necesidades, desde el mismo momento en el que se diagnostica y valora el método más eficaz, ya puedes ponerte en tratamiento, por lo que el tiempo se acorta considerablemente.

Tras valorar los pros y contras, la decisión es tuya.

Foto | Supera tu eyaculación precoz

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *