8 agosto 2017 Embarazo

La importancia de quitarse los miedos con información

Algunas mujeres embarazadas deben pasar gran parte de la gestación en reposo, este tipo de decisión es tomada por el médico con el fin de proteger la salud del bebé y de la madre. Si bien no es común que pase en el caso de que suceda se deberá seguir a rajatabla las indicaciones del profesional.

Sabemos que es una medida que puede ser difícil de aceptar, ya que seguramente la mujer se habrá imaginado un embarazo en esas condiciones. En la mayoría de los casos se aconseja reposo absoluto para cuidar la salud y el bienestar del bebé y pese a su desagrado la mujer tendrá que hacerlo.

En algunos casos particulares la medida puede ser considerada como algo negativo, por ejemplo, en los casos en que la mujer tenga un trabajo precario y pueda perderlo si no asiste a diario, pero tendrá que darle prioridad al momento especial de su vida y estar lo más serena posible.

Sabemos que es una medida que puede ser difícil de aceptar, ya que seguramente la mujer se habrá imaginado un embarazo en esas condiciones.

Un punto clave en estos casos es tratar de eliminar las principales causas de ansiedad, se deberá tratar de tener toda la información necesaria para despejar los miedos de la madre. En muchas ocasiones la molestia y la preocupación se genera por lo que se desconoce, al conocer mejor la situación en que se está se tendrán menos miedos.

Un punto clave en estas situaciones es saber, en el caso de que se presenten dudas, a quién acudir. Saber si la futura madre tiene la autorización para llamar o contactarse directamente con el médico, esto será fundamental para ayudar a que la embarazada se sienta más tranquila.

En el momento de que la mujer que está en reposo acuda a las diferentes pruebas o a la consulta médica lo tendrá que hacer acompañada de una persona de confianza, lo ideal es que vaya con su pareja, con una amiga o con una madre, así perderá los nervios de salir a la calle.

Cuando se hayan afrontado la incertidumbre y las dudas seguramente la mujer aceptará mucho mejor su nueva realidad. El malestar podría aparecer después de un par de semanas, cuando se sienta cansada y tenga la sensación de que no será capaz de soportar más tiempo hasta llegar al parto.

Dentro del reposo podrían darse diferentes situaciones, no es lo mismo la madre que tiene que estar tumbada en determinados momentos que una mujer que no se puede mover, ni levantar bajo ningún concepto.

La mujer tendrá que pensar qué necesitará durante el día y quién la ayudará a organizarse. En el caso de que tenga que hacer reposo total podría tener a mano una nevera portátil con la comida necesaria. Además de tener cerca su teléfono (el de la vivienda y el móvil con el cargador), el control remoto del televisor, un libro, una tablet o ordenador portátil, lo que la haga relajarse más.

Otro aspecto que no podemos desconocer es que el reposo podría llegar a afectar la salud de la salud, perjudicando su fuerza y su resistencia física. Si se pasaron unos días en la cama al tratar de retomar la rutina después del parto el proceso podrá resultar realmente agotador y complicado. Pero lentamente la mujer se sentirá mejor y más recuperada.

Vía | Español Baby center
Foto | Pixabay – Blue princes 76

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *