18 julio 2014

Durante el embarazo muchas dejamos de tomar ciertos caprichos para no poner en riesgo al bebé, este es el caso de los embutidos que dejamos de lado por la temida bacteria conocida como Toxoplasmosis. Aunque existe quien los congela, muchas somos las que decidimos no tentar a la suerte. Eso sí, cuando el bebé nace lo primero que pedimos rápidamente suele ser tomar todos esos caprichos que no pudimos durante el embarazo.

Uno de esos caprichos que no puedes evitar es por ejemplo un buen espectec espetec Casa Tarradellas, está tan rico que es difícil poder evitar no comprar uno y empezar nada más llegar a casa a picotear una rodaja tras otra. Hay veces que cuelgas uno en la cocina y en cuestión de horas ha desaparecido, se podría decir que es un ‘misterio’.

No creemos que sea un misterio, sino mira el spot que Casa Tarradellas ha preparado para explicar qué le pasa al espetec cuando llega a casa. Da igual que compres uno o los packs de dos o tres, siempre acaba desapareciendo cuando menos te lo esperas. Pero tratándose de un snack tan sano y natural tampoco te vas a poner muy estricta con la familia.

Un punto a su favor es que al ser consistente pero blandito es muy apropiado para dárselo a los más peques cuando empiezan a comer bocadillos para la merienda, ya que ellos mismos lo pueden ir cogiendo y mordiendo incluso. Y teniendo en cuenta que tiene un sabor bastante suave suele gustarle a todos.

Pero no solo los peques están encantados, eso de llegar a casa y no saber que cenar es muy común en todas las familias. Pues bien, un poco de pan con tomate y unas lonchas de espetec y todo arreglado. Incluso como aperitivo los fines de semana sienta fenomenal.

Así no nos extraña que dure tan poco en casa, de misterio nada, es que no te puedes resistir al verlo en la cocina aunque solo sea para picar un trocito de nada.

También te puede interesar