10 febrero 2013

Cuando un bebé comienza a tomar agua lo mejor que podemos hacer para que se acostumbre es dejársela cerca y accesible. Deberíamos ponérselo lo más fácil posible, sin tener que estar sufriendo porque se moje o la derrame, y no solo dentro de casa. Por eso el nuevo lanzamiento de Font Vella me parece una gran idea. Mi Primera Font Vella es lo que necesita un bebé que está aprendiendo a beber.

El envase es más pequeño de lo normal, 25 centilitros para que el bebé pueda levantarlo con facilidad. Además su forma es perfecta para que lo manipule sin inconvenientes con sus pequeñas manitas. El agua del interior, por supuesto, tiene la composición adecuada para un niño pequeño. Pero, lo más interesante y lo que convierte a nuestro peque en un superbebé son los nuevos tapones reutilizables de Mi Primera Font Vella.

Mi Primera Font Vella, el agua pensada para tu bebé

Se vende en packs indivisibles de seis botellitas y en cada uno encontramos dos de estos nuevos tapones. Están diseñados para que el bebé pueda beber fácilmente él solito y para que el agua no se derrame. Son perfectos para usarlos tanto en casa como cuando salimos de paseo con nuestro peque, ya que se pueden tapar.

Con la ilusión que le hace a los pequeñines hacer cosas por sí mismos esta botellita de Mi Primera Font Vella les encanta. Y a ti seguro que también porque estás dando algo sano a tu bebé y te puedes olvidar del biberón de agua que vuelve vacío a casa, que hay que lavar y esterilizar.

También te puede interesar