8 abril 2015

Leche Pascual sin lactosa

La leche es uno de los alimentos básicos de una dieta equilibrada en cualquier momento de la vida, más cuando necesitamos cuidarnos con especial mimo, como durante el embarazo o la crianza.

Pero la leche no le sienta bien a todo el mundo y en un porcentaje importante, el 34 por ciento de la población en España, es debido a la intolerancia a la lactosa. Esto es la incapacidad para digerir la lactosa (azúcares) de la leche. Sin embargo solo un 10 por ciento de los que sufren esta intolerancia está diagnosticado, porque es una enfermedad que puede aparecer con la edad y, porque el malestar que provoca no siempre se asocia con la leche.

Cansancio, mal estar general y malas digestiones son los principales síntomas de la intolerancia a la lactosa. Al contrario de lo que sucede con la alergia a la proteína de la leche de vaca, en el caso de la intolerancia a la lactosa no hay que eliminar la leche ni sus derivados de la dieta. Tan solo hay que elegir productos lácteos sin lactosa y seguiremos recibiendo el mismo aporte de sus beneficiosos nutrientes. La mejoría es casi inmediata, sin periodos de tiempo específicos para notar el efecto.

En el mercado vemos ya una importante variedad de marcas que ofrecen leche sin lactosa pero, la única enriquecida con vitamina B6 es Leche Pascual Sin Lactosa. A la leche, entera, semi o desnatada, Pascual le añade lactasa que divide la lactosa en azúcares simples que se digieren mejor y vitamina B6. La vitamina B6 es un nutriente que ayuda a disminuir el cansancio y que aporta vitalidad. El resultado es la leche de siempre, con el mismo sabor y aportes pero sin los inconvenientes que puede causar la lactosa.

Si te notas alguno de los síntomas típicos, aunque nunca hayas tenido problemas con la leche, prueba con Leche Pascual Sin Lactosa, no estarás renunciando a ninguno de los beneficios de la leche y si notas mejores digestiones y más vitalidad puede que hayas dado con la clave, la intolerancia a la lactosa.

También te puede interesar