23 agosto 2013

No te puedes imaginar todo lo que se puede hacer con el nuevo Chevrolet Captiva, desde jugar al frisbee con un perro hasta conquistar cualesquiera de las carreteras que se pongan por delante. Y es que no es un coche normal, es un Captiva y dentro se puede jugar hasta al ping-pong. Si no te lo crees, lo podrás comprobar visualizando el vídeo.

Si nos fijamos en el exterior es un coche diferente, apto para el campo y la carretera, pero el interior y su capacidad de abatir los asientos, lo hacen extremadamente funcional para familias con niños y necesitan mucho espacio. Sobra decir que la conducción es realmente ágil y las maniobras se volverán más sencillas y sin esfuerzo.

Además en su interior se esconden mil y un rincones para guardar todo aquello que se necesita, con numerosas guanteras en los sitios menos pensados que permitirán maquillarse como si en un salón de belleza estuviéramos. Todo estará al alcance para cuando lo necesites y no podrás repetir eso de que no cabe nada, porque con sus casi 1.000 litros de maletero con asientos abatidos no habrá cosa que se resista.

Pero si te gustan las emociones fuertes, también está preparado para ti porque su chasis optimizado, independientemente de la tracción delantera o activa a las cuatro ruedas regulable, mejora considerablemente el comportamiento y estabilidad en las curvas para que tus niños vayan tranquilos. ¿Te atreves tú también a hacer surf con el Captiva?

Si aún eres reacio a creértelo todo, puedes visitar su perfil de Youtube o directamente probarlo en tu concesionario más cercano.

También te puede interesar