6 mayo 2015


Con un bebé en casa es necesario organizarse y ser prácticos si queremos que nos quede algo de tiempo para nosotros. Cuando mi niña era pequeña descubrimos que algo tan sencillo como pedir una pizza se complicaba enormemente con un bebé en casa, unos días porque cuando podíamos hacerlo era ya muy tarde y otros porque lo que menos nos apetecía era que el timbre de la puerta la despertara con lo que nos había costado dormirla. Empezamos a comprar pizza Casa Tarradellas, fácil de preparar, con un montón de variedades y sin horarios.

En poco tiempo nuestras noches de pizza dejaron de ser un lujo de padres y pasaron a ser aún mejores, una divertida cena en familia. Comenzaron probando un poquito, lo que aprovechábamos para abrirles a nuevos sabores, y poco a poco fue necesario comprar dos. A los niños les encantan y vigilan la nevera para ver si hay pizza a la vista, y nosotros a ellos para que nos dejen alguna porción. Es increíble lo rápido que pueden cenar ese día.

Pizza Casa Tarradellas propicia los buenos momentos

Aunque tienen sus favoritas, nos gusta que una de las que servimos sea nueva para que se acostumbren a otros alimentos y vean las muchas posibilidades que ofrece. Como en el vídeo sobre estas líneas, la pizza propicia muy buenos momentos en familia y está deliciosa. Es la opción preferida de los niños para compartir con sus amigos y lo relacionan con momentos especiales.

Una pizza Casa Tarradellas preparándose en el horno, una buena película para toda la familia y tenemos un plan perfecto para cualquier noche del fin de semana. ¿Cuál es vuestra favorita?

También te puede interesar