19 septiembre 2017 Embarazo, Salud

infeccion embarazo y autismo

A lo largo de los nueve meses que dura el embarazo, pueden suceder algunos contratiempos que pongan en riesgo la seguridad del bebé. De hecho, muchas de las enfermedades o trastornos que presenta el recién nacido, o que va desarrollando a lo largo de la infancia, tienen un origen desconocido. Si bien en algunos casos puede ser herencias genéticas, otros se ven envueltos en un halo de misterio que ni la misma ciencia sabe descubrir. Es por ello que las investigaciones son cada día más intensas y eficaces, intentando desvelar todos esos enigmas.

Uno de ellos, por ejemplo, es el autismo. Si bien conocemos causas que pueden aumentar el riesgo como tomar paracetamol, sufrir un herpes genital o tener fiebre durante el embarazo, todavía queda mucho camino por recorrer, por eso las investigaciones, en torno a este tema, no cesan. Un nuevo estudio nos llega desde Estados Unidos en el que relacionan una infección severa en el embarazo con un mayor riesgo de que el bebé padezca autismo.

La proteína Interleucina 17a y su vinculación con el autismo

Un equipo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetss y la Universidad de la misma ciudad, han realizado un experimento con ratas de laboratorio para comprobar que procesos se llevan a cabo en el desarrollo cerebral del bebé y qué alteraciones pueden afectar al mismo. Siguiendo esta línea consiguieron un importante avance, ya que comprobaron que una proteína llamada Interleucina 17a, podría ser la causante, junto a otros factores, de las alteraciones que se producen en el cerebro causantes del autismo.

Siguiendo esta línea de investigación, comprobaron que esta proteína se crea cuando la embarazada padece una infección grave, concretamente en el intestino. La presencia de la infección hace que el sistema inmunológico de la embarazada produzca esta proteína que, por lo visto, ataca al desarrollo cerebral del feto, en esa zona concreta en la que se crean esos comportamientos sociales atípicos y de conductas repetitivas, tan propias de los autistas.

infecciones embarazo

Las infecciones víricas y bacterianas más peligrosas de lo que parecen

Estudios anteriores ya demostraron que las infecciones víricas durante el primer trimestre, triplicaban las posibilidades de que el bebé fuera autista. Del mismo modo, las infecciones bacterianas durante el segundo trimestre, también aumentaban este riesgo aunque en menor número. Entre ellas se encontraba la gripe o la gastroenteritis.

Vía | Infosalus
Fotos | Nedik y El blog de la salud

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *