30 enero 2017 Embarazo

Alzheimer y embarazo

Uno de los grandes misterios que esconde la medicina en los últimos tiempos, y que sigue siendo un campo, todavía, por explorar, es la enfermedad del Alzheimer. Como si una cortina de olvido velara todos nuestros recuerdos y capacidades, la mente empieza a quedarse en blanco progresivamente hasta acabar convirtiéndonos en algo menos que un ser vegetal.

Si bien se sabe que es un proceso en el que las células nerviosas del cerebro se van degenerando, al mismo tiempo que se pierde masa cerebral, no se ha llegado a dar con la clave de cuáles son las carencias, circunstancias o claves que llevan a esta enigmática enfermedad. Dentro de esta lucha por conocer los motivos, un grupo de científicos de Canadá y China han encontrado que el origen del Alzehimer podría estar en el embarazo o primeros días de nuestra vida.

La falta de vitamina A influye en el desarrollo cerebral del bebé

Según este grupo de expertos, pertenecientes a la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, la carencia de vitamina A durante el embarazo provoca un precario desarrollo cerebral en el bebé.

La falta de vitamina A en el útero consigue adultos con peores resultados en memoria y aprendizaje.

Después de estudiar a ratones de laboratorio, modificados genéticamente, también descubrieron que aquellos bebés nacidos con bajos niveles de vitamina A, y a los que se les aporta un suplemento, tienen un menor desgaste cerebral.

Las investigaciones se basaron en estudios que se habían realizado anteriormente y que ya se demostraba como la falta de vitamina A incidía directamente sobre el deterioro cognitivo. Para ampliar estos datos, también se unieron expertos del Hospital Infantil de la Universidad Médica de Chongqing, en China, que descubrieron como la vitamina A es necesaria para la creación de nuestra estructura cerebral, la misma que nos acompañará para el resto de nuestra vida.

alimentos ricos en vitamina A

La mejor vitamina A es la que aportan los alimentos

Es cierto que, ante cualquier problema nutritivo que nos encontremos durante el embarazo, es necesario solucionarlo a través de los suplementos vitamínicos. Es así como nuestro especialista valorará la posibilidad de ofrecernos un aporte extra en el caso de que sea necesario. Pero, según los autores de este estudio, no debería ser necesario a no ser que llevemos una dieta precaria y con estrictas limitaciones.

En la mayoría de países desarrollados el aporte de vitamina A, en una dieta más o menos normal, es suficiente. Esta vitamina se encuentra en alimentos de origen animal, especialmente en el hígado, los huevos, el aceite de hígado de bacalao y la leche desnatada fortificada. En cuanto a los vegetales también la encontramos en las zanahorias, las verduras de hoja verde y el melón, entre otros.

Vía | Infosalus
Fotos | Naukas y El diario de la nena

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *