28 enero 2017 Recién Nacido

Una importante investigación

Se ha comprobado que pinzar el cordón umbilical unos minutos más tarde ayudaría a prevenir la anemia ferropénica. El retraso de unos tres minutos después del parto se relacionaría con una disminución en la tasa de anemia en los bebés.

Esto se pudo saber gracias a un trabajo realizado por suecos. Hoy te contaremos todos los detalles de esta investigación.

Desde la Organización Mundial de la Salud señalaron en su ultima actualización que: “Momento óptimo de pinzamiento del cordón umbilical para prevenir la anemia ferropénica en lactantes. Así se mejora la dotación de hierro del niño incluso hasta los seis meses de vida”. Saber esto es muy importante para los bebés que nacen en sitios de pocos recursos en los que no se tiene acceso o se tiene un acceso muy limitados a los alimentos ricos en hierro.

Recientemente, en una investigación llevada a cabo en la Universidad Sueca de Uppsala se ha demostrado que si el pinzamiento tiene lugar a los tres minutos luego del parto los beneficios se podrían ampliar extendiéndose hasta una edad más avanzada, llegando al año de vida del pequeño, evitando de esa forma que tengan una alta posibilidad de padecer anemia.

El retraso de unos tres minutos después del parto se relacionaría con una disminución en la tasa de anemia en los bebés.

Estadisticamente se sabe que el 43 por ciento de lo pequeños de menos de cinco años padecen anemia, esta cifra supera el 70 por ciento en países de bajos recursos como Netal, por esa razón el estudio se enfocó en este país en donde se analizaron a 540 bebés recién nacidos a término por parto vaginal. De forma aleatoria, a la mitad de ellos se les fue pinzando el cordón al minuto de nacer y a la otra mitad se le pinzó a los tres minutos.

Al llegar a los 8 meses y al año de vida se estudiaron a los pequeños para poder verificar una prevalencia de anemia, en ambos casos se detectó que el porcentaje era de un 8 por ciento, además de verse que el nivel de hemoglobina era superior en los niños a los que se les había pinzado el cordón a los tres minutos, una diferencia aún más favorable en los bebés de 12 meses de vida.

En base a esta importante investigación los científicos consideraron que retrasar el pinzamiento del cordón podría ser fundamental ya que esta acción podría tener efectos positivos para su desarrollo y para su salud, un punto clave si pensamos que la deficiencia de hierro y la anemia se vincula con muchas alteraciones en el desarrollo neurológico. Alteraciones que a mediano y largo plazo podrían afectar sus capacidades cognitivas, motoras y el comportamiento de los niños.

Vía | WebConsulta
Foto | Pixabay – Christian Abella

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *