8 febrero 2017 Embarazo, Salud

regaliz y embarazo

Muchos de los problemas de salud o de comportamiento que se presentan en los seres humanos pueden ser gestados en el embarazo. Más allá de nuestra herencia genética o de cualquier problema que se presente a lo largo de los nueve meses, los hábitos de la madre, especialmente los alimentarios, tienen un papel fundamental en la correcta construcción de nuestro organismo. Y ahí es donde inciden la mayoría de estudios científicos que se realizan en la actualidad, con el fin de determinar ciertas patologías o carencias que se presentan en la época infantil.

Precisamente de este tema nos llega un estudio realizado en la Universidad de Helsinki, en Finlandia, en el que se ha comprobado como la ingesta elevada de regaliz durante el embarazo puede traer serios problemas en el desarrollo cerebral del bebé. Además estos niños presentan problemas cognitivos y de conducta.

Mayor riesgo de hiperactividad, falta de atención o menor coeficiente intelectual

Para llevar a cabo este estudio se reclutaron a 378 niños cuya edad actual se encontraba en los 13 años. A todas sus madres se les preguntó su consumo de regaliz a lo largo del embarazo y se dividieron en tres grupos: las que habían consumido mucho, poco o nada. Los científicos consideraron que mucho regaliz eran unos 250 gramos a la semana, mientras que poco estaría por la mitad.

Estas respuestas fueron comparadas con los resultados académicos de sus hijos, problemas de comportamiento u otras características relacionadas con su desarrollo cerebral o cognitivo. Aquellos niños cuyas madres habían tomado una alta dosis de regaliz durante el embarazo presentaban mayores problemas de falta de atención, hiperactividad o memoria, incluso en los coeficientes intelectuales llegaban a presentar hasta 7 puntos menos.

comer sano en el embarazo

La glicirricina es la culpable

Aunque la mayoría de hierbas y plantas venidas desde la naturaleza no tienen porqué suponer una amenaza durante el embarazo, es cierto que debemos ser muy cuidadosas con lo que tomamos a lo largo de esos nueve meses. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar con nuestro ginecólogo.

Hasta 7 puntos menos de coeficiente intelectual en niños cuyas madres tomaron mucho regaliz en el embarazo.

En el caso del regaliz ya se sabían, desde hace tiempo, los efectos adversos que podía provocar en la salud de la embarazada. De hecho, desde 2016, el Instituto Nacional de la Salud y Bienestar ya nos lo advertía, tachándolo como “no recomendable”, precisamente por estar ligado a partos prematuros e hipertensión. Este estudio es el primero que lo relaciona con el desarrollo del bebé.

La culpable es la glicirricina, o lo que es lo mismo, el edulcorante natural del regaliz. Según han comprobado los expertos, 250 gramos de regaliz, que ya resulta una cantidad excesiva para una gestante, a la semana, contiene 500 miligramos de glicirricina, sustancia que va directamente al bebé causándole diversos daños, especialmente en su cerebro.

Vía | Cuatro
Fotos | El cuerpo y Videos para bajar de peso

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *