10 mayo 2016 Embarazo, Nutrición

refrescos en el embarazo

En los últimos tiempos ha aumentado, de forma alarmante, el sobrepeso y la obesidad infantil. Las causas son, por lo general, la falta de ejercicio físico y la mala alimentación. Un exceso de sedentarismo, casi siempre impulsado por el abuso de las nuevas tecnologías, y una alimentación en la que imperan las bollerías industriales o las comidas rápidas, son los culpables más destacados, pero ¿sabías que también la alimentación durante el embarazo tiene una influencia directa y muy importante?

Desde Canadá nos llega un estudio en el que vinculan el consumo de refrescos y bebidas azucaradas artificialmente, a lo largo del embarazo, con un mayor índice de masa corporal en el bebé, y un mayor riesgo a padecer obesidad y sobrepeso a lo largo de sus primeros años.

Los investigadores estudiaron a 3.033 parejas de madre-hijo para comprobar el vínculo que existía entre el consumo de bebidas azucaradas y la salud y peso que presentaban sus niños, todos menores de un año. El 29,5 por ciento de las mujeres afirmaron haber bebido refrescos con azúcar artificial a lo largo de los nueve meses; de ellas el 5,1 por ciento lo hacían a diario. De forma, especialmente clara, los hijos de estas mujeres presentaban un mayor índice de masa corporal al llegar a los 12 meses, teniendo todas las posibilidades para sufrir sobrepeso a lo largo de la infancia.

Aunque los expertos siguen necesitando ahondar más en el consumo de los edulcorantes artificiales, estos resultados ponen de manifiesto la íntima unión que existe entre su consumo y la obesidad infantil, siendo uno de los temas de salud más preocupantes de la actualidad.

Vía | Ecodiario
Foto | Pixabay – WerbeFabrik

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *