4 septiembre 2015 Recién Nacido, Salud

reflejo de moro

Nada más nacer tu bebé, y en las semanas posteriores, se le irán realizando distintas pruebas de rutina para asegurarse de que su salud es perfecta y no tiene, al menos en lo más básico, ningún problema. Una de esas pruebas es el conocido como Reflejo de moro o sobresalto del bebé, prueba que determina que nuestro pequeño no sufre un trastorno profundo en el sistema motor del sistema nervioso.

Debe su nombre al pediatra austriaco Ernst Moro, que fue el que primero lo describió.

Se trata de mantener al bebé apoyado sobre una base blanda e ir incorporándole la espalda, como para sentarlo. Si le dejamos caer hacia atrás, el bebé tendrá un reflejo inmediato que se observa en su mirada asustada a la vez que extiende los brazos, abre las manos con las palmas hacia arriba y extiende los dedos con los pulgares flexionados, como si quisiera asirse a algo por falta de apoyo. En algunos casos, incluso, este sobresalto también les produce llanto.

En el caso de que este reflejo sólo se produzca en uno sólo de sus brazos, puede indicar otros problemas como una rotura de clavícula u otros problemas neuronales.

El reflejo de moro sigue persistiendo en los bebés hasta que cumplen los cuatro o cinco meses. Por lo que si este reflejo se prolonga en el tiempo, también puede ser el indicador de que algo no funciona bien en el sistema nervioso o neuronal de tu bebé. Así que lo mejor será consultar, de inmediato, con el pediatra.

Vía | Wikipedia
Foto | Pixabay – PublicDomainPictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *