16 mayo 2012 Embarazo

mujer embarazada

Durante el embarazo se puede llegar a reducir un riesgo cardiovascular en madres que no hayan tenido una cardiopatía previa. Esto se produce por el intercambio de células madre – hijo proceso denominado microquimerismo.

Las mujeres postmenopáusicas que hayan tenido varios embarazos tienen una mayor protección cardiovascular. Quienes están embarazadas y cuentan con cardiopatías se aconseja que se vigile la tensión arterial, llevando una dieta baja en sal y una vida sana.

La interacción que existe entre la madre y bebés durante la gestación son beneficiosos para ambos. Tengamos en cuenta que durante el embarazo el corazón de la madre debe aumentar su esfuerzo en un 50 por ciento ya que el cuerpo sufre cambios fisiológicos a los que el sistema cardiovascular deberá adaptarse.

Gracias al embarazo las mujeres aumentan el volumen sanguíneo, además de la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco. Esto causa un descenso en la tensión arterial, tanto en la contracción del corazón como en la relajación.

La interacción hace que las células cardiacas del feto tienen la capacidad de reparar parte del tejido dañado del corazón de la madre que sufra un problema cardiovascular durante la gestación.

Mediante una investigación llevada a cabo en Estados Unidos (Mount Sinai School of Medicine) se le realizaron estudios enratones a los cuales les provocaron infartos en madres gestantes sanas y los descubrieron que las células fetales viajaban hasta el tejido dañado para sustituirlo. A las dos semanas del infarto se comprobó que el dos por ciento de las células del corazón de las madres lesionadas provenían del feto.

Vía | 20 minutos
Foto | Flickr – Alejandro

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *