7 marzo 2017 Consejos

Una disciplina para disfrutar en familia

Es una muy buena opción que podemos tener en cuenta a la hora de recuperarnos del parto. El yoga ayudará a trabajar todos los aspectos relacionados al posparto, es una disciplina milenaria que contiene distintas técnicas gracias a las cuales se conseguirá una óptima recuperación.

Esta disciplina busca conseguir un equilibrio entre la mente, el cuerpo y el alma. En lo que se refiere a la mente permite enfocarnos que durante los primeros meses de vida el bebé dependerá de su madre, en relacion al cuerpo se busca una relajación, estiramientos y fortalecer los músculos que se relacionan con el embarazo y con el parto. En relación al alma, el yoga ayudaría con las emociones y sentimientos que van apareciendo en esta etapa de la vida.

Todos los beneficios se podrán obtener gracias a las posturas, técnicas de respiración y meditación o toma de consciencia. Una buena opción es animarse a realizar yoga con el bebé. Pensemos que durante nueve meses estuvimos conectadas con el bebé por el cordón umbilical y ahora podremos establecer una conexión corporal y emocional muy importante para su desarrollo.

Todos los beneficios se podrán obtener gracias a las posturas, técnicas de respiración y meditación o toma de consciencia.

En un comienzo podrá resultar un poco extraño hacer los ejercicios al mismo tiempo que se trabaja con el bebé, pero poco a poco serán acciones que fluirán de manera natural, relacionando los movimientos, la respiración y logrando un buen estado de relajación.

Cuando se trabajen las distintas técnicas de respiración o Pranayamas se podrá acariciar al pequeño conectándonos con su energía. Al ir trabajando las distintas posturas o Asanas, meceremos al bebé sobre el vientre, en un lugar muy especial donde se desarrolló por nueve meses.

En el momento de los estiramientos los bebés podrán estirarse también intentando tocar las manos de su mamá. Cada uno de los movimientos les permitirá disfrutar de nuevas sensaciones.

Beneficios del yoga con los bebé

Lo primero que podemos mencionar es que el yoga nos brinda la posibilidad de equilibrarnos y generar una conexión con el bebé. Además de mejorar la capacidad respiratoria, fortalecer los músculos, lograr una mejor flexibilidad mediante los estiramientos y relajación, además de potenciar toda la musculatura.

Cuanto más se practique el yoga con el bebé más relacion existirá, podremos ver que los pequeños crecerán más sanos, más fuertes y seguros de sí mismos.

Otra buena alternativa es practicar yoga en los momentos en que los bebés se encuentren durmiendo, entretenido jugando con sus cosas o, simplemente, mirando a su mamá. Si el pequeño se acostumbra a ver a su mamá en las distintas posturas lo irá naturalizando, contagiándose de la tranquilidad y de la energía natural que se respira. Una forma de disfrutar una actividad juntos.

El estado de relajación que se consigue con el yoga permite que los padres estén más tranquilos para llevar adelante una crianza óptima con los niños. Tanto la madre como el padre tomarán una actitud más relajada y positiva en la vida evitando las tensiones de forma equilibrada.

Vía | Netmoms
Foto | Pixabay – Artcorestudio

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *