6 mayo 2011 Lactancia, Noticias, Opinión

Recomiendan dejar el biberón al año para prevenir la obesidad
Ayer se publicó en The Journal of Pediatrics un estudio que concluye que el uso prolongado del biberón favorece la obesidad del niño a los cinco años. Evitar este comportamiento ayuda a prevenir la obesidad. Llaman uso prolongado a que se utilice el biberón después de los 12 o 14 meses de edad, y puede ser que se utilice para dar bebidas al niño con la comida o entre horas, que se le ponga al niño en la cuna de noche o ambas.

He leído el estudio un par de veces antes de escribir sobre él. Los autores han tenido en cuenta todo tipo de datos, el peso del bebé al nacer, a los 9, 12, 24 meses y 5 años, su sexo y raza, la fecha en que comenzó la alimentación complementaria, la salud de la madre, si fuma o no, el nivel económico y la situación familiar o el tiempo que pasa el niño frente a una pantalla.

Parece muy completo y sin embargo falta algo que desde mi punto de vista es primordial, la dieta del niño y su estilo de vida. Los propios autores reconocen en la discusión final que su estudio tiene importantes limitaciones. Carecemos de datos sobre factores de confusión posibles como la actividad física de los niños y aspectos específicos de su dieta. Añaden que “Por ejemplo, es posible que los niños que usan el biberón a los dos años sean más propensos a estar sobrealimentados en general, a consumir bebidas edulcoradas o azucaradas, o que sea menos probable que recibieran lactancia en exclusiva”.

No se vosotros pero yo no necesito leer nada más para no dar ningún crédito al estudio. Obeso es el que no quema las calorias que ingiere o el que ingiere más de las que necesita y por tanto las almacena. Así de simple. Nadie engorda por estar todo el día sentado, puedes tener mala salud, eso sí, pero lo que te hace engordar es que comes y no desgastas. Un niño de dos años ya come de todo, salvo excepciones peligrosas para su salud como los estimulantes, el alcohol, etc. Sin tener en cuenta esa variable y la cantidad de tiempo que dedica a realizar ejercicio, no se puede valorar lo que influye un biberón. Y no se puede aludir a la casualidad para explicar algo tan serio.

Una vez más se relaciona biberón y obesidad de manera controvertida y una vez más los medios se hace eco sólo de una parte del estudio. No tengo ni idea de si hay algo orquestado detrás de estas noticias pero sería lamentable que para defender algo haya que mentir o decir medias verdades sobre otra cosa.

Dicho esto, también es importante recordar que la práctica de dejar un bibe en la cuna puede provocar caries en el niño. Costumbre que por otro lado no entiendo y me encantaría que alguno nos contaraís con que finalidad se hace.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Mish Mish

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 mayo 2011
  2. MomFeed, alimentar al peque sin tocarlo 4 agosto 2011
  3. Los biberones siempre limpios por la salud de nuestro bebé 11 agosto 2012
  4. El desayuno del bebé a partir del primer año 22 enero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *