3 julio 2014 Padres y madres, Recién Nacido

Evitar el baby lag

Ya hemos visto como los trastornos de sueño en los padres recientes es algo más habitual de lo que parece, tanto que se le ha buscado un nombre que viene muy asociado con el que sufren los viajeros de destinos largos en avión y que no terminan por equilibrar su descanso. El Baby lag es, por lo tanto, esa privación de sueño que sufren los padres cuando el bebé recién llega a casa.

Este trastorno en el descanso puede acarrear graves consecuencias, llegando incluso a la depresión. Pero ¿qué gestos cotidianos podemos hacer para evitar entrar en ese círculo de agotamiento? Aquí te ofrezco algunos consejos.

  • Antes de los tres meses nuestro bebé se despertará varias veces a lo largo de la noche para tomar su alimento, así que el mejor consejo es tener paciencia. Pasado ese periodo podemos imponer una rutina: cena, baño, masaje, cuento… todo en un ambiente relajado y tranquilo, esto le ayudará a dormir más horas de tirón.
  • Si las noches se hacen largas y durante el día estás agotada, aprovecha cualquier hora para echar una cabezadita. Cuando el bebé duerme, por ejemplo, así evitarás que el Baby lag se apodere de toda tu energía.
  • En el caso de que nuestro niño se despierte continuamente durante la noche y sea imposible cualquier descanso, poner turnos en la pareja: mientras uno duerme el otro atiende al pequeño.
  • Por la noche es importante que evitemos las cenas demasiado abundantes y la cafeína, esto puede ayudar a que nos cueste más dormir e, incluso, tener un pésimo descanso las pocas horas que vayamos a descansar. También nos ayudará tener una actitud positiva y saber que, en pocas semanas nuestro pequeño cogerá su rutina y nos dejará descansar cada vez un poco más.

Vía | Consumer
Foto | Perlavisión

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *