5 agosto 2014 Recién Nacido, Salud

maniobras de ortolani y barlow

Nada más nacer, a nuestro bebé se le practican una serie de pruebas para asegurarse de que está perfectamente. Una de ellas son las maniobras de Ortolani y Barlow y con ellas se diagnostica si el recién nacido tiene una displasia de cadera, es decir, un desarrollo anormal en la articulación que hay entre la cabeza del fémur y el hueco de la cadera.

No suele ser del todo anormal, y es por ello que esta es una de las pruebas obligadas que realizan los pediatras nada más nacer tu pequeñín. Según las estadísticas, aquellos bebés que tienen antecedentes familiares que han sufrido este problema, suelen ser más propensos, así que no estaría de más que informases a tu ginecólogo de ello, con el fin de que pongan más atención.

El caso más habitual es cuando las dos piezas no encajan correctamente y se salen de vez en cuando, pero también existe la llamada cadera luxada que es cuando el hueso permanece fuera de su sitio de forma permanente.

Las maniobras de Ortolani y Barlow son una serie de ejercicios que consisten en flexionar y abrir, de forma suave, las piernas del bebé para comprobar que la articulación está perfectamente. De todos modos no siempre se consigue diagnosticar con total precisión, especialmente en aquellas que son más leves, por lo que se necesitaría de una ecografía de las caderas para asegurar el diagnóstico.

Lo fundamental, sin duda, es la detección temprana para así, poner remedio cuanto antes.

Vía | Mi bebé y yo
Foto | Maxibebé

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 agosto 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *