23 enero 2012 Nutrición

Merienda casera para comer con los dedos
La receta que os proponemos hoy para la merienda de los peques, palitos de queso parmesano, seguro que es todo un éxito. A los niños les encanta el queso, las cosas crujientes y lo que se puede comer con las manos. Son fáciles de hacer y no llevan más de media hora.

Necesitamos un poco de harina, 240 gramos de hojaldre descongelado, una yema de huevo grande batida con una cucharada de agua, un tercio de taza de queso parmesano rallado y una cucharadita de pimentón. Hay que precalentar el horno a 205 grados. Prepara dos bandejas cubriéndolas con papel de horno y reserva.

Espolvorea un poco de harina en la encimera y extiende la masa de hojaldre. Espolvorea harina por la cara visible de la masa y estírala con el rodillo hasta que tengas un cuadrado de unos 30 centímetros. Pinta la masa con la yema de huevo, seguramente te sobrará más de la mitad, pero es suficiente.

Pon el queso y el pimentón sobre la masa cubriéndola uniformemente. Aprieta un poco para que se adhiera a la masa. Corta la masa en 24 tiras de centímetro y medio cada una. Coloca las tiras en las bandejas de horno con la parte sazonada hacia arriba. Entrelázalas de dos en dos, girando la parte de arriba hacia la derecha y la de abajo hacia la izquierda, para que formen espirales.

Pon las bandejas en el horno hasta que las tiras estén hinchadas y doradas, lo que tardará unos 18 minutos. Déjalas enfriar antes de servir. Seguro que los niños te pedirán más e incluso, salvo la parte del horno, pueden hacerlas ellos mismos.

Vía | Parenting
Foto | Love and cupcakes

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *