5 noviembre 2012 Nutrición

receta: crema zanahoria y jengibre

Preparar una comida rica y nutritiva para nuestro bebé no tiene que significar una importante carga que nos quite tiempo de nuestro ocio y descanso. Cierto es que el mundo de la cocina supone un gran gozo para aquellos que disfrutan entre fogones, pero también están aquellos que la cocina les supone un esfuerzo añadido en su vida diaria.

Pero si somos conscientes que la alimentación es un pilar fundamental para nuestro desarrollo físico y mental, entonces quizás encontremos nuevas motivaciones para acercarnos a la gastronomía, mucho más cuando tenemos niños en casa. Así las cremas, que pueden ser sus primeros platos elaborados más allá de la leche materna, suponen el mejor referente para dedicar un mínimo tiempo a la perfecta alimentación de los pequeños. Hoy os presentamos una de muy sencilla elaboración: crema de zanahoria con jengibre y anacardos.

Ingredientes: 1 kilo de zanahorias, 1 raíz pequeña de jengibre (entre 25 y 50 gramos), 1 cebolla mediana, media taza de anacardos, media taza de agua, aceite, sal y perejil.

Modo de hacerlo:

  • Lo primero es limpiar bien las verduras (zanahoria, jengibre y cebolla) y picar a dados bien pequeños. Los ponemos en una sartén con una cucharada de aceite y lo vamos a rehogar a fuego lento. Añadimos un poco de agua y tapamos para que se vayan haciendo poco a poco hasta que queden blanditas.
  • Ahora vamos a preparar la crema de anacardos (también conocidos como nueces de marañón). Colocamos los anacardos, un poco de agua y una pizca de sal en el vaso de la trituradora y trituramos hasta conseguir una crema suave, con mucho cuidado para que no queden trocitos con los que pueda atragantarse nuestro bebé.
  • Una vez estén bien cocidas las verduras las vamos a triturar y, de nuevo, las incorporamos a la cazuela para seguir calentándolas, si es necesario puedes añadirle un poco más de agua. Calentamos a fuego lento hasta que vaya espesando. Poco a poco añadimos la crema de los anacardos, reservándonos una pequeña parte para decorar, junto a un poco de perejil picado.

De todos modos no debemos olvidar que los anacardos son un fruto seco que en los bebés pueden provocar distintas alergias, así que lo mejor es que consultes con tu pediatra a que edad puedes ir introduciéndolos en su dieta y de que modo, para no provocar problemas en su salud.

Vía | Guía Infantil
Foto | Mamás felices

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *